martes, 28 de agosto de 2012

Nomina transcriptia



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La nomina transcriptia es una institución que tiene su origen en una antigua costumbre, según la cual, todo ciudadano romano llevaba, para la administración de su patrimonio, un libro de entradas y salidas (codex accepti et expensi), que corresponde, en cierta medida a los libros de caja de nuestros negociantes modernos.

Estatua Romana - Derecho Romano

Según las imprecisas noticias de Gayo (3, 128-134) el libro contenía dos columnas separadas, una para las entradas (acceptum) y otra para las salidas (expensum). Bajo la columna acceptum se registraban las sumas ingresadas, y bajo la columna expensum las sumas desembolsadas o pagos efectuados, con la indicación de las personas de las que se habían recibido o a las que se habían entregado tales sumas. En realidad, tales registros no constituían sin más un contrato, pues el verdadero contrato literal surgía en base a una doble anotación hecha por el acreedor sobre su libro de caja, con el consentimiento del deudor.

El nomen transcripticium se utilizaba la mayoría de las veces, bien para transformar una obligación nacida de otra fuente en una obligación literal, bien para sustituir un deudor precedente por uno nuevo. A este respecto, y siempre según Gayo, la transcriptio podía ser de dos clases.

a) Transcriptio a re in personam. Supongamos que Cayo debe 100 a Elio como precio de una compraventa. El acreedor Elio con el fin de liberar al deudor de la obligación de pagar, anotaba ficticiamente en la columna del acceptum (entrada): recibo 100 de Cayo por el precio de venta; después, en la columna del expensum (salida), con el fin de hacer surgir el nuevo crédito, escribía: entrego 100 a Cayo, sin especificar la causa.

Así, en base a estas dos anotaciones "transcritas" de una columna a la otra (de ahí la denominación de nomina transcripticia), se extinguía la antigua obligación nacida de una compraventa y se creaba una nueva que surgía del contrato literal, en virtud del cual Cayo se obliga a pagar 100 a Elio.

b) Transcriptio a persona in personam. Jugando con el mismo ejemplo, el acreedor Elio escribía en la columna del acceptum: recibo 100 de Cayo, y en aquélla del expensum: entrego 100 a Nevio. En base a estas dos anotaciones, el antiguo deudor Cayo es sustituído por Nevio, que en virtud del contrato literal quedaba obligado a pagar 100 a Elio.

Fuente:
Derecho Privado Romano - Antonio Ortega Carrillo de Albornoz