viernes, 12 de octubre de 2012

Historia de Roma (XIX): Roma entre las dos guerras púnicas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los años que siguieron a la primera guerra púnica estuvieron marcados por la rápida expansión de Roma y la grave crisis financiera que se abatió sobre Cartago.

Cerdeña, conquista romana
Paisaje costero en Cerdeña, que sería conquistada por los romanos.

- Roma conquista Cerdeña y Córcega les es entregada por los cartagineses


Los mercenarios cartagineses se rebelaron para obtener el pago de su salario, dando origen a una sangrienta revuelta que fue sofocada por el general cartaginés Amílcar. Los romanos se aprovecharon de ello y, violando los acuerdos de paz, desembarcaron en Cerdeña con el pretexto de ayudar a los rebeldes (238 a.C.). Después de tímidas tentativas de resistencia, los cartagineses se vieron obligados a entregar también Córcega.

+ Sicilia, Cerdeña y Córcega, provincias romanas


Las tierras conquistadas fueron anexionadas por Roma con un nuevo estatus jurídico. A diferencia de las poblaciones itálicas, federadas al estado romano con distintos niveles de autonomía, las islas de Sicilia, Cerdeña y Córcega pasaron a ser provincias romanas y sus habitantes fueron considerados súbditos. El gobierno de estas provincias recayó en un magistrado romano con funciones de pretor (propretor), que ejercía su cargo durante un año y tenía poderes absolutos. Los súbditos, privados de libertades políticas, debían abonar como tributo anual un décimo de la cosecha (décima), a diferencia de los aliados itálicos, que no pagaban ningún impuesto a la ciudad latina.

- Últimas empresas bélicas de Roma antes de la segunda guerra púnica


Las últimas empresas bélicas de Roma antes de la reanudación de las hostilidades con Cartago, fueron la conquista de las costas de Iliria (Dalmacia) y la ocupación de la Galia cisalpina (Italia septentrional). Desde hacía tiempo los piratas ilíricos, a bordo de naves ligeras, atacaban a los navíos comerciales y rechazaban continuas razzias en las costas itálicas.

Cuando uno de los embajadores romanos enviado ante Teuta, la reina de los ilirios, fue asesinado, Roma intervino en el Adriático con una poderosa flota y obligó a los ilirios a pedir la paz y a someterse. Una suerte parecida corrieron los galos de Italia septentrional cuando cruzaron los Apeninos y se dirigieron hacia Etruria. La decidida contraofensiva romana obligó a los galos a retirarse, antes de sufrir una derrota definitiva en Casteggio, en 222 a.C. Toda la Italia septentrional, salvo Piamonte y Liguria, fue sometida por los romanos y convertida en provincia.

----------

Artículo 19 de 42 de nuestra serie de entradas sobre la historia de Roma.