jueves, 4 de abril de 2013

Concepto y origen de las obligaciones



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Concepto. La obligación es una relación jurídica que se establece entre un acreedor y un deudor que se basa en una causa reconocida por el derecho como fundamento del deber de cumplimiento de una prestación y que es exigible mediante una acción de carácter personal.

- Dentro de este concepto distinguimos un titular activo (acreedor), un titular pasivo (deudor), un contenido (hablamos de la prestación), vamos a ver qué requisito tiene que tener esa prestación para que haya una obligación y una tipología (qué tipo de obligaciones pueden darse).

Este concepto sufre una evolución histórica y es un concepto que consta de dos elementos:

- Débito (deber de cumplimiento de esa prestación).

- Responsabilidad (sujeción que se deriva del incumplimiento).

En este tema se hace mucho énfasis, en la sujeción que deriva de ese incumplimiento. En la etapa más antigua, el individuo se sujeta personalmente al cumplimiento de la obligación (nexum). Esta situación sufre una evolución hasta que se llega a la situación de una evolución patrimonial (si el sujeto no cumple, se va contra el patrimonio del mismo).

El objeto o contenido de la obligación es la prestación. Puede consistir en un dare (traspaso al acreedor, bien de la propiedad de una cosa por parte del deudor al acreedor, o bien de una propiedad de un derecho sobre la cosa o de un derecho real), en un dare operas (poner a disposición del acreedor, todas las obras que le son debidas, es decir, prestar al acreedor un servicio), en un dare facere (se busca un resultado final, por ejemplo, la poda de tales árboles), y por último, el praestare (se emplea con referencia a las obligaciones de garantía, es el contenido que se emplea en las obligaciones de garantía, y se refiere a garantizar en caso de incumplimiento, la obligación, y por otra parte, a indemnizar los daños, si los hubo).

Requisitos de la prestación.

¿Qué es la prestación? El contenido de la obligación. Así pues, ¿qué requisitos debe tener el contenido de la obligación?

1. Posible

2. Lícita

3. Determinada/ble

4. Valorable económicamente

1. Debe ser posible, es decir, que se exija al deudor que el contenido sea algo que se pueda realizar, tanto física como jurídicamente.

2. Que sea lícita, es decir, que no sea contraria ni a la Ley ni a la moral. La realización de un delito no puede ser una prestación.

3. Determinada o determinable, es decir, el deudor debe saber qué es lo que tiene que hacer para cumplir, o que si no está determinada, al menos que sea determinable. Que esté perfectamente definida, o que se den los elementos objetivos suficientes para que se pueda determinar.

4. Que sea valorable económicamente, porque las sentencias siempre son pecunarias (en dinero).

Tipología de las obligaciones

En primer lugar se habla de obligaciones con sujetos múltiples, es decir, cuando hay varios titulares activos o pasivos, cuando hay varios deudores o acreedores. Por ejemplo, cuando dos mismas personas cometen un mismo delito. Obligaciones con sujetos múltiples. Aquellas que tienen una titularidad activa o pasiva plural. Se distinguen las solidarias, etc.

Son importantes también las obligaciones que distinguen entre las genéricas y las específicas.

Las específicas son aquellas que recaen sobre una cosa determinada o concreta, mientras que las genéricas recaen sobre un objeto que pertenece a un género, y por tanto se concreta mediante la calidad, el peso, la medida…

Se establece también una clasificación entre obligaciones alternativas y obligaciones facultativas, las alternativas son aquellas en las que se establecen dos o más prestaciones de forma disyuntiva, es decir, que el deudor cumple con una o con otra. Las facultativas sin embargo se diferencian de las primeras, en que ella puede liderarse entregando una cosa distinta de la que acordó.

Se distinguen también las obligaciones divisibles de las indivisibles. En algunas es posible el cumplimiento parcial de la obligación (divisibles), pero en otros casos, la prestación no permite esto, suelen ser las indivisibles, sobre todo las de facere.

Se distingue también entre las obligaciones naturales y civiles. Las obligaciones civiles son las exigibles civilmente, mientras que las naturales son aquellas que no se pueden exigir mediante una acción, no tienen una acción procesal, es decir, no hay medio jurídico idóneo para exigir una obligación.

La responsabilidad por el incumplimiento der las obligaciones

Si el sujeto no cumple la obligación, lo primero que hay que hacer es investigar las causas del sujeto, porque a veces no se puede imputar al deudor la causa del incumplimiento.

Niveles de responsabilidad

Dolo. Actuación del sujeto maliciosa que incide en el cumplimiento de la misma. Es el máximo nivel de responsabilidad porque el sujeto es consciente que está llevando a cabo un tipo de hec ho, por lo que se consideraría malición intencionada.

Culpa y custodia. La culpa podría ser la falta de cuidado o la negligencia. Los juristas utilizan un modelo para analizar la culpa, y dicen que supone una separación de un determinado modelo de conductas (el del pater familias). La custodia es un grado de responsabilidad que va aparejada a situaciones en que la conservación de la cosa se confía a uno de los contratantes que viene obligado a restituir esa cosa, por lo que , en caso de no hacerlo, incumbe en responsabilidad.

Caso fortuito y fuerza mayor.

Vamos a ver esas situaciones en las que hemos dicho que el deudor no ha intervenido al incumplimiento de la obligación. En esos casos se libera de toda responsabilidad.

Hipótesis calificadas de casus en las que el deudor no tiene que ver con la situación.

Caso fortuito. Aquel acontecimiento en el que el sujeto no puede predecir las situaciones. Existe cuando el suceso que impide el cumplimiento de la obligación, no era previsible usando de una diligencia normal, pero de haberse podido evitar, se habría evitado.

Fuerza mayor. Aquel acontecimiento en el que la voluntad del deudor queda totalmente extraña (no ha habido ningún tipo de intervención), es decir, son situaciones que aunque pudieran ser predecibles, no son editables. Aquel elemento que no pudo se previsto, ni que, de haberlo sido, podría haberse evitado.

En ambas situaciones, el deudor se libera porque no existe una causa que le sea imputable.

LA MORA ~

Es el retraso en el cumplimiento de la obligación, a veces el retraso es un incumplimiento de la obligación. Por ejemplo, que se encargue un pedido y no llegue. Otras veces puede afectar al deudor o al acreedor. Ese retraso para que se considere mora, puede cumplir una serie de requisitos: en primer lugar, que ese retraso se deba al deudor, en segundo lugar, que la obligación sea válida, y en tercer término, que se haya llevado a cabo la interpelación del acreedor para que el deudor cumpla. ¿Efecto? La mora agrava la responsabilidad del deudor, hasta el punto en el que a veces se exige responsabilidad a este de caso fortuito o de fuerza mayor.

El deudor no está sujeto a las consecuencias por lo que el deudor puede pedir daños y prejuicios. Cuando la mora es de dinero, se consigna el pago.