jueves, 4 de abril de 2013

Imperio absoluto romano



El Principado sufre una grave crisis durante el siglo III d.C., que da lugar al establecimiento, por el emperador Diocleniano, de una nueva organización política conocida como el dominado o imperio absoluto.

Esta es una organización centralista burocrática, que elimina todas las apariencias republicanas y se organiza abiertamente como una monarquía, con la división del imperio en dos grandes partes: Occidente y Oriente, con sus respectivas capitales en Roma y Constantinopla. Estaríamos hablando de una monarquía de tipo oriental, en la que Diocleniano hace reformas con la intención de salir de la crisis.

A la muerte de Constantino, emperador del imperio bizantino, se produce la división del imperio entre sus dos hijos: Horacio (Occidente) y Arcaico (Oriente).

En la parte occidental, podríamos destacar a JUSTINIANO como emperador de la misma 527 – 565 a.C. (reinado) asignándose como Augustus. Este se propone volver a conseguir el auge del imperio romano en todos los ámbitos (militar, jurídico…).

En el ámbito jurídico pretende unificar todo el derecho existente y crear un proyecto al que luego llamará “Compilación justiniana” y en el ámbito religioso, el cristianismo.

Es fundamental el carácter de ese emperador para que todo se lleve a cabo en esos años.