martes, 24 de septiembre de 2013

Modos derivativos de adquirir la propiedad en el Derecho romano



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

En relación a los modos derivativos de adquirir la propiedad en el Derecho Romano, podemos encontrar los siguientes: mancipatio, in iure cessio y tradición.

Propiedad Derecho romano

- Mancipatio


La mancipatio no sólo era el modo solemne de transferir el dominium ex iure quiritium, previa a la Ley de las XII Tablas y por tanto ya conocida, se trataba de un intercambio de una cosa por una suma de dinero determinada, el cual debía llevarse a cambio frente al pueblo y a través del cual el enajenante otorgaba la cosa y el adquirente pagaba su precio en dinero, el cual era generalmente valorado por su peso, por tanto, se usaba una balanza para pesarlo. Esta figura era exclusiva de los ciudadanos romanos, titulares únicos de la propiedad quiritaria.

- “In iure cessio


Se trataba de otro modo solemne de adquirir, el cual tenía pleno reconocimiento en el derecho civil, funcionaba como un proceso de reivindicación simulado el cual se ejecutaba en el esquema de la legis actio per sacramentum in rem, durante el cual ambas partes (adquiriente y enajenante) se dirigían ante el magistrado. El adquiriente, quien poseía el rol de actor, debía reivindicar la cosa como si fuera de su propiedad, mientras el enajenante no ejercía oposición, ante tal actuación y sin oposición alguna, el magistrado profería la adictio, otorgando la cosa a la parte que la había reclamado como propia.

- Tradición


Era el modo de transmisión ordinario y más común existente en el Derecho Romano, constituyéndose a través de un acto informal basado en el derecho natural o de gentes que en el período clásico se usaba para transferir las res nec mancipi, pero durante el derecho de Justiniano se utilizó para ser aplicado a todas las cosas en general. Consistía en entregar una cosa que el propietario (tradens) había hecho a otra persona (accipiens) con el objeto de que éste último la adquiriera tomando su lugar. Para estos efectos, ambas partes debían tener plena capacidad de enajenar y adquirir.