viernes, 20 de diciembre de 2013

Modalidades de protección jurídica emanadas del "imperium" del magistrado romano



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

- Restitutio in integrum


Restitutio in integrum, es la reintegración de la cosa o del fundamento base de la acción.

El pretor otorga la in integrum restitutio por estas causas: por lo que se alegue que se ha llevado a cabo por miedo, dolo, interviniendo una capitis deminutio, o por error justo, o ausencia necesaria, o la inexperiencia de poca edad.

Integri restitutio est redintegrandae rei vel causae actio.

Integri restitutionem praetor tribuit ex his causis: quae per metum, dolum et status permutationem, et iustum errorem, et absentiam necessariam, et infirmitatem aetatis gesta esse dicuntur.

Paulo, Sent., I, 7, I-2.

Acciones romanas

- La in integrum restitutio y otras acciones


En el examen de la cuestión será indagado también si compete tal vez otra acción además de la in integrum restitutio. Ya que si está amparado por el auxilio ordinario y en puro derecho, no debe concedérsele auxilio extraordinario, tal, por ejemplo, si se contrató con un pupilo sin la auctoritas del tutor y aquél no obtuvo ventaja económica.

In causae cognitione etiam hoc versabitur, num forte alia actio possit competere citra in integrum restitutionem. Nam si communi auxilio et mero iure munitus sit, non debet ei tribui extraordinarium auxilium: ut puta cum pupillo contractum est sine tutoris auctoritate nec locupletior factus est.

D., 4, 4, de minoribus, 16, pr. (Ulpiano).

- Estipulaciones judiciales, pretorias y comunes


Las estipulaciones, unas son judiciales, otras pretorias y otras comunes: pretorias y judiciales; judiciales son únicamente aquellas que provienen del mero ministerio del juez, como la caución de dolo; pretorias, las que provienen del mero ministerio del pretor, como la del daño que amenaza como probable. Realmente, la expresión "estipulaciones pretorianas" se debe entender de modo que se comprenda en ellas también a las edilicias, ya que también dimanan de una jurisdicción. Son convencionales las que se realizan por acuerdo entre las partes, las cuales casi puede decirse que son de tantas clases como los asuntos sobre los que se contrata, ya que se hacen por la misma obligación verbal y dependen del negocio contraído. Las estipulaciones son también comunes; por ejemplo: la de rem pupilli salvam fore, porque el pretor manda que se garantice al pupilo que quedará a salvo su patrimonio, y también a veces el juez, si de otra manera no se puede concluir el asunto; asimismo, procede del juez, o del edicto edilicio, la estipulación doble.

Stipulationum aliae iudiciales sunt, aliae praetoriae, aliae conventionales, aliae conmmunes praetoriae et iudiciales: iudiciales sunt dumtaxat, quae a mero iudicis officio proficiscuntur, veluti de dolo cautio; praetoriae quae a mero praetoris officio proficiscuntur, veluti damni infecti. Praetorias autem stipulationes sic audiri oportet, ut in his contineantur etiam aediliciae: nam et hae ab iurisdictione veniunt. Conventionales sunt, quae ex conventione reorum fiunt, quarum totidem genera sunt, quot paene dixerim rerum contrahendarum: nam et ob ipsam verborum obligationem fiunt et pendent ex negotio contracto. Communes sunt stipulaciones veluti rem salvam fore pupilli: nam et praetor iubet rem salvam fore pupillo caveri et interdum iudex, si aliter expediri haec res non potest: item duplae stipulatio venit ab iudice aut ab aedilis edicto.

D., 45, I, de verborum obligationibus, 5, pr. (Pomponio).

- Clases de estipulaciones


Se observa que hay tres clases de estipulaciones: judiciales, caucionales y comunes.

Praetoriarum stipulationum tres videntur esse species, iudiciales cautionales communes.

D., 46, 5, de stip. praetoriis, I, pr. (Ulpiano).

- Causas para ordenar la missio in possessionem


De ordinario son tres las causas por las cuales se suele ordenar la missio in possessionem: para conservar una cosa, con el fin de asegurar el cumplimiento de los legados y en beneficio del concebido y aun no nacido. Porque en razón del daño que amenaza como probable, caso de que no se dé caución, no se ordena la posesión en todos los bienes, sino sólo la de la cosa por la cual se teme el daño.

Tres fere causae sunt, ex quibus in possessionem mitti solet: rei servandae causa, item legatorum servandorum gratia et ventris nomine. Damni enim infecti nomine si non caveatur, non in universorum nomine fit missio sed rei tantum, de qua damnum timetur.

D., 42, 4, quibus ex causis poss., I, (Ulpiano).

- Interdictos y decretos


El pretor o el procónsul interponen principalmente su autoridad en ciertos casos, procurando que se acaben las controversias, lo cual acontece, sobre todo, cuando entre algunos se disputa acerca de la posesión o cuasiposesión, y, en resumidas cuentas (el magistrado), o manda que se haga algo o prohibe hacer algo. Las fórmulas y expresiones verbales que en tales asuntos se usan se llaman interdictos, o, con más exactitud, interdictos y decretos.

Pues se llaman decretos cuando mandan que se haga algo, como cuando ordenan que se exhiba o restituya algo; y, en cambio, interdictos, cuando se prohibe hacer, como cuando se ordena que no se haga violencia al que posee sin vicio, o que no se haga algo en lugar sagrado. Por lo cual todos los interdictos son llamados o restitutorios o exhibitorios.

Certis igitur ex causis praetor aut proconsul principaliter auctoritatem suam finiendis controversiis interponit: quod tum maxime facit, cum de possessione aut quasi possessione inter aliquos contenditur; et in summa aut iubet aliquid fieri aut fieri prohibet. Formulae autem et verborum conceptiones, quibus in ea re utitur, interdicta vocantur vel accuratius interdicta decretaque.

Vocantur autem decreta, cum fieri aliquid iubet, veluti cum praecipit ut aliquid exhibeatur, aut restituatur; interdicta vero cum prohibet fieri, veluti cum praecipit, ne sine vitio possidenti vis fiat, neve in loco sacro aliquid fiat. Unde omnia interdicta aut restitutoria aut exhibitoria aut prohibitoria vocantur.

Gayo, 4, 139-140.

----------

Arias Ramos, "Derecho romano", págs. 677 - 678, 907 - 908.

----------



Artículo redactado por Javier García de Tiedra González, estudiante de Derecho en la Universidad de Cádiz y administrador de Derecho en red.