martes, 14 de enero de 2014

Modos originarios de adquisición de la propiedad en Roma: la ocupación



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

- Ocupación de animales salvajes


Así, pues, las bestias en estado salvaje y las aves y los peces, esto es, todos los animales que nacen en la tierra, en el mar y en el cielo, en cuanto hubiesen sido capturados por alguien comienzan instantáneamente a ser suyos, en virtud del ius gentium, pues lo que con anterioridad no es de nadie es concedido, por razón natural, al ocupante. Y no importa que a los animales en estado salvaje y a las aves los coja cualquiera en su fundo o en el ajeno, si bien al que entra en fundo ajeno para cazar o para acechar se le puede prohibir por el dueño que entre, si lo hubiera visto previamente. El animal de éstos que hubieres cogido se reputa que es tuyo mientras está retenido bajo tu custodia, pero cuando se hubiere evadido de ella y hubiere vuelto a la libertad natural deja de ser tuyo y se hace nuevamente del ocupante. Se entiende que recobra la libertad natural cuando hubiese escapado de tu vista, o aunque esté a tu vista lo esté de modo que sea difícil su persecución.

Ferae igitur bestiae et volucres et pisces, id est omnia animalia quae in terra mari caelo nascuntur, simulatque ab aliquo capta fuerint, iure gentium statim illius esse incipiunt; quod enim ante nullius est, id naturali ratione occupanti conceditur. Nec interest, feras bestias et volucres utrum in suo fundo quisque capiat an in alieno. Plane qui in alienum fundum ingreditur venandi aut aucupandi gratia, potest a dominio, si is providerit, prohiberi ne ingrediatur. Quidquid autem eorum ceperis, eo usque tuum esse intellegitur, donec tua custodia coercetur; cum vero evaserit custodiam tuam et in naturalem libertatem se receperit, tuum esse desinit et rursus ocupantis fit. Naturalem autem libertatem se receperit, tuum esse desinit et rursus ocupantis fit. Naturalem autem libertatem recipere intellegitur, cum vel oculos tuos effugerit vel ita sit in conspectu tuo, ut difficilis sit eius persecutio.

I., 2, I, de rerum div., 12.

Ocupacion Roma
La caza de animales salvajes es un ejemplo de ocupación, también en el Derecho romano.

- La actio furti, en caso de hurto


Quien para lucrarse sustrajo alguna cosa ajena que estaba caída en el suelo, está sujeto a la actio furti, tanto si sabe de quién es como si lo ignora; porque nada importa que ignore de quién es, para atenuar el hurto.

Pero si su dueño la abandonó, no se comete el hurto de ella, incluso aunque yo hubiera tenido intención de hurtar; porque no se comete hurto si no hay a quien se le haga; y en el caso propuesto no se le hace a nadie, ya que se admite, en efecto, el dictamen de Sabino y Casio de que inmediatamente que la abandonamos la cosa deja de ser nuestra.

Qui alienum quid iacens lucri faciendi causa sustulit, furti obstringitur, sive scit cuius sit sive ignoravit: nihil enim ad furtum minuendum facit, quod cuius sit ignoret.

Quod si dominus id dereliquit, furtum non fit euius, etiamsi ego furandi animum habuero; nec enim furtum fit, nisi sit cui fiat: in proposito autem nulli fit, quippe cum placeat Sabini et Casii sententia existimantium statim nostram esse desinere rem, quam derelinquimus.

D., 47, 2, de furtis, 43, 4-5 (Ulpiano).

- Ocupación, según Próculo y Juliano


Pero Próculo dice que tal cosa no deja de ser de su dueño sino cuando fuere poseída por otro, y Juliano, que, en efecto, dejaba de ser del que la abandonaba, mas no se hacía de otro, a no ser que fuera poseída. Y esto es lo recto.

Sed Proculus non desinere eam rem domini esse, nisi ab alio possessa fuerit: Iulianus desinere quidem omittentis esse non fieri autem alterius nisi possessa fuerit, et recte.

D., 41, 7, pro derelicto, 2, I (Paulo).

- Ocupación y esclavos


Sempronio intentaba promover pleito acerca del status de Tetis, por considerarla nacida de una esclava suya. Citado ya Sempronio ante testigos por Prócula, nodriza de Tetis, para que la pagase alimentos, respondió que él no tenía por qué pagar los alimentos de la misma, sino que éste debía ser restituida a su progenitor Lucio Ticio, habiéndose consignado esto por Tetis en un atestado, a fin de no soportar con posterioridad ninguna reclamación por parte del mismo Sempronio. Lucio Ticio, abonados los alimentos a Seya Prócula, manumitió por vindicta a la muchacha esclava. Pregunto si podrá revocarse la libertad de Tetis. Paulo dictaminó que, como parece el dueño de la esclava de la cual nació Tetis había tenido a Tetis como abandonada (res derelicta), pudo ser ésta llevada al estado de libertad por Lucio Ticio.

Sempronius Thetidi status quaestionem facere temptabat, quasi de serva sua nata sit. Qui iam testato conventus a Procula nutrice Thetidis in solvendis alimentis respondit non se habere, unde alimenta eiusdem exsolvat, sed sabere eam patri suo restituere Lucio Titio: idque ex illa in testationem redegisset, ut postea nullam quaestionem pateretur ab eodem Sempronio, Lucius Titius Seiae Proculae solutis alimentis puellam vindicta manumisit: quaero, an possit rescindi libertas Thetidis. Paulus respondit, quoniam dominus ancillae, ex qua Thetis nata est, Thetidem pro derelicto habuisse videtur, potuisse eam a Lucio Titio ad libertatem perduci.

Eod., 8 (Paulo).

- Enemigos y ocupación


Igualmente, lo que se coge a los enemigos se hace instantáneamente del que lo coge, en virtud del ius gentium.

Item quae ex hostibus capiuntur, iure gentium statim capientium fiunt.

D., 41, I, de adquirendo rerum dom., 5, 7 (Gayo).

- Ocupación de bienes de prisioneros y cautivos por el fisco


El divino Comodo resolvió por rescripto que los bienes de los prisioneros, igual que los de los cautivos, han de ser, en todo caso, agregados al fisco.

Divus Commodus rescripsit obsidum bona sicut captivorum omnimodo in fiscum esse cogenda.

D., 49, 14, de iure fisci, 31 (Marciano).

- Tesoro y hurto


Tesoro es un cierto depósito antiguo de dinero, del cual no existe memoria, de modo que no tenga ya dueño, y no siendo de otro se hace, por tanto, del que lo hubiera encontrado. Mas si alguien hubiese escondido bajo tierra alguna cosa por motivo de codicia, o de miedo, o de custodia, no es tesoro, y respecto de ello también se comete un hurto.

Thesaurus est vetus quaedam depositio pecuniae, cuius non exstat memoria, ut iam dominum non habeat: sic enim fit eius qui invenerit, quod non alterius sit. Alioquin si quis aliquid vel lucri causa vel metus vel custodiae condiderit sub terra, non est thesaurus: cuius etiam furtum fit.

D., 41, I, de adquirendo rerum dom., 31, I (Paulo).

- Al César, lo que es del César


Los tesoros que alguien hubiera descubierto en suelo suyo, el divino Adriano, impulsado por la equidad natural, los concedió al que los hubiere descubierto, y lo mismo estableció si alguien los hubiere encontrado, por caso fortuito, en lugar sagrado o religioso. Pero si alguien lo encontrase en lugar ajeno, no por trabajos a ello encaminados, sino fortuitamente, concedió la mitad al descubridor y la otra mitad al dueño del suelo; y, en consecuencia, estatuyó que si alguien lo encontrase en un lugar del César, sería la mitad para el descubridor y la otra mitad para el César. De acuerdo con esto, si alguien lo encontrase en un lugar público o fiscal, será la mitad para él y la otra mitad para el fisco o la ciudad.

Thesauros, quos quis in suo loco invenerit, divus Hadrianus naturalem aequitatem secutus ei concessit qui invenerit. Idemque statuit, si quis in sacro aut in religioso loco fortuito casu invenerit. Ad si quis in alieno loco non data ad hoc opera, sed fortuitu invenerit, dimidium domino soli concessit. Et convenienter, si quis in Caesaris loco invenerit, dimidium inventoris, dimidium Caesaris esse statuit. Cui conveniens est, ut, si quis in publico loco vel fiscali invenerit dimidium ipsius esse, dimidium fisci vel civitatis.

I., 2, I, de rerum div., 39.

----------

Arias Ramos, "Derecho romano", págs. 686 - 687, 913 - 914.

----------



Artículo redactado por Javier García de Tiedra González, estudiante de Derecho en la Universidad de Cádiz y administrador de Derecho en red.