jueves, 9 de enero de 2014

Recursos y prescripción de acciones en el procedimiento extraordinario romano



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

- La apelación, tras el litigio


Debe interpretarse la apelación estando terminado todo el litigio, ya que nadie se perjudica porque en medio del pleito se hubiese dictado una interlocutio que le deniegue un derecho que le competa -esto es, bien la presentación de testigos, bien la lectura de un instrumento-, pues todo ello puede pretenderlo en la apelación. Ello con el fin de que no se prolongue el litigio por una apelación interpuesta contra una interlocutio intermedia, interponiéndose y examinándose varias veces apelación en una misma causa, ventilándose de nuevo otro extremo y presentándose de nuevo apelación contra el mismo. Porque si un juez delegado les denegase por interlocutio algún derecho, manda que se formule por escrito la oposición para que en la apelación sea amparado, sin sufrir perjuicio, en la libre defensa de la cuestión. Si ciertamente se hubiera obrado contra esto, no admita el juez la apelación y pague el mismo apelante como multa cincuenta libras de plata.

Tota lite finita appellationem interponere oportet (neque enim damno aliquis afficitur, si interim interlocutio facta est, qua ei ius competens abiudicatur, id est vel testium productio vel instrumenti recitatio: potest enim in appellatione omnia persequi), ne interposita adversus interlocutionem appellatione dilationes extendantur, dum saepe in eadem causa appellatio interponitur et examinatur, deinde alio capite tractato rursus adversus hoc appellatio porrigitur. Quod si arbiter interlocutione eis ius aliquod abiudicaverit, iubet in scriptis ei contradicere, ut sibi in appellatione eius rei defensionem a praeiudicio liberam tueantur. Si vero adversus ea factum fuerit, neque appellationem iudex recipito et appellator ipse pro commisso quinquaginta argenti libras solvito.

C., 7, 62, de appellationibus, 36.

Carro romano

- Redacción de los libelli apelatorios


Los libelli apelatorios que se presenten se redactarán de modo que tengan escrito por quién se presentan, es decir, quien apela contra quién y de qué sentencia.

Libelli qui dantur appellatorii ita sunt concipiendi, ut habeant scriptum et a quo dati sint, hoc est qui appellet, et adversus quem et a qua sententia.

D., 49, I, de appellationibus, I, 4 (Ulpiano).

- "Apelo"


Pero si alguien hubiese apelado (oralmente) de modo que conste en las mismas actuaciones, será suficiente que dijera: "Apelo".

Sed si apud acta quis appellaverit, satis erit, si dicat "appello".

Eod., 2 (Macer).

- La no innovación en el período intermedio


Una vez interpuesta la apelación, sea aceptado o no, no se debe innovar en el período intermedio; si efectivamente fue admitida, por esto mismo, y si no fuese admitida, para que, mientras no se delibere si se ha de admitir o no tal apelación, no se irrogue perjuicio.

Appellatione interposita sive ea recepta sit non, medio tempore nihil novari oportet: si quidem fuerit recepta appellatio, quia recepta est; si vero non est recepta, ne praeiudicium fiat, quoad deliberetur, utrum recipienda sit appellatio an non sit.

D., 49, 7, nihil innovari, I, pr. (Ulpiano).

- Notificación de apelación: litteras dimissorias o apostolos


Después de interpuesta la apelación han de ser enviados unos escritos por aquel de quien se apeló para aquel que debe conocer de la apelación, sea el príncipe o sea otro cualquiera; cuyos escritos se llaman litteras dimissorias o apostolos.

Post appellationem interpositam litterae dandae sunt ab eo, a quo appellatum est, ad eum, qui de appellatione cogniturus est, sive principem sive quem alium, quas litteras dimissorias sive apostolos appellant.

D., 49, 6, de libellis dimissoriis, I, pr. (Marciano).

- Suplicatorio


A los litigantes ante el tribunal magnífico de la prefectura pretoria, si afirman que fueron lesionados contra derecho, les damos licencia, no para apelar, sino para suplicar, aunque se diga que la sentencia fue emitida en favor de una curia o por cualquier utilidad pública o por otra causa -pues no beneficia al interés público el que a los particulares se les denieguen los auxilios de las leyes-; de tal manera, por supuesto, que se les otorgue la facultad de suplicar ante nuestra alta potestad contra las sentencias de la jurisdicción sede de la prefectura pretoria dentro de un bienio, a contar desde el cambio de juez.

Litigantibus in amplissimo praetorianae praefecturae iudicio, si contra ius se laesos affirment, non provocandi, sed supplicandi licentiam ministramus, licet pro curia vel qualibet publica utilitate seu alia causa dicatur prolata sententia (nec enim publice prodest singulis legum adminicula denegari); ita videlicet, ut intra biennium tantum nostro numini contra cognitionales sedis praetorianae praefecturae sententias, post successionem iudicis numerandum, supplicandi eis tribuatur facultas.

C., 7, 42, de sent. praef. p. (Teodosio y Valentiniano).

- Prescripción: treinta años


Lo mismo que las especiales in rem, así tampoco las acciones relativas a una universitas y las personales han de prolongarse de modo alguno más allá de un período de treinta años. Pero tal prescripción de treinta años debe ser temida, sin embargo, por el demandante cuando reclamara alguna cosa o algún derecho, o cuando fuera demandada cualquier persona por cualquiera acción o persecutio, valiendo también esto respecto a la persona de quien intenta reclamar una prenda o una cosa hipotecada, no de su deudor, sino de otro que la posee largo tiempo.

Sicut in rem speciales, ita de universitate ac personales actiones ultra triginta annorum spatium minime protendantur. Sed si qua res vel ius aliquod postuletur, vel persona qualiqumque actione vel persecutione pulsetur, nihilo minus erit agenti triginta annorum praescriptio metuenda; eodem etiam in eius valente persona, qui pignus vel hypothecam non a suo debitore, sed ab alio per longum tempus possidente nititur vindicare.

C., 7, 39, de praescr. triginta, 3, pr. (Teodosio).

----------

Arias Ramos, "Derecho romano", págs. 681 - 682, 910 - 911.

----------



Artículo redactado por Javier García de Tiedra González, estudiante de Derecho en la Universidad de Cádiz y administrador de Derecho en red.