jueves, 4 de septiembre de 2014

Custodia de la cosa y caso fortuito en la obligación romana



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

- Caso fortuito en caso de incendio


Si se hubiera quemado una casa vendida, como quiera que un incendio no puede hacerse sin culpa, ¿qué derecho habrá? Respondió que, como puede producirse sin culpa del jefe de la familia, ni siquiera cuando se hubiere producido por descuido de los esclavos estará siempre incurso en culpa el dueño; por cuya razón, si el vendedor hubiese puesto en la custodia de la casa aquella diligencia que suelen poner los hombres cuidadosos y diligentes, si algo ocurriese, nada le incumbirá a él.

Si vendita insula combusta esset, cum incendium sine culpa fieri non possit, quid iuris sit? Respondit, quia sine patris familias culpa fieri potest neque, si servorum neglegentia factum esset, continuo dominus in culpa erit, quam ob rem si venditor eam diligentiam adhibuisset in insula custodienda, quam debent homines frugi et diligentes praestare, si quid accidisset, nihil ad eum pertinebit.

D., 18, 6, de peric. et comm., 12 (II) (Alfeno Varo).

Incendio en Roma

- Responsabilidad del vendedor en caso de custodia de la cosa


Pero el vendedor debe responder de una custodia tal, como la de que responden aquellos a quienes se dió una cosa en comodato, de suerte que preste una diligencia más exacta que la que pondría en sus propios asuntos.

Custodiam autem venditor talem praestare debet, quam praestant hi quibus res, commodata est, ut diligentiam praestet exactiorem, quam in suis rebus adhiberet.

Eod., 3 (Paulo).

- Actuación del arrendatario conforme al contrato de arrendamiento y en su defecto con arreglo a lo bueno y justo


El arrendatario debe hacerlo todo conforme al contrato de arrendamiento, y si algo hubiera sido olvidado en el contrato debe comportarse con arreglo a lo bueno y justo. De quien dió o prometió remuneración por el uso o de vestidos, o de plata, o de animal de carga, se exige una diligencia tal como la que pone en sus asuntos un diligentísimo jefe de familia. Si prestare la cual y por cualquier caso se hubiere perdido la cosa, no estará obligado a tener que restituirla.

Conductor omnia secundum legem conductionis facere debet et, si quid in lege praetermissum fuerit, id ex bono et aequo debet praestare. Qui pro usu aut vestimentorum aut argenti aut iumenti mercedem aut dedit aut promisit, ab eo custodia (talis) desideratur (qualem diligentissimus pater familias suis rebus adhibet). Quam si praestiterit et (aliquo) casu rem amiserit, de restituenda ea non tenebitur.

I., 3, 24, de locat. et conduct., 5.

- Desaparición de la cosa vendida por hurto


Si la cosa vendida hubiese desaparecido por hurto, se ha de atender, en primer lugar, a lo que entre ellos se hubiera convenido respecto a la custodia de la cosa; si resultase que nada se había convenido, ha de exigirse una tal custodia al vendedor como la que un buen jefe de familia pone en sus asuntos; y si la procuró y, sin embargo, la cosa se perdió, debe estar exento, si bien habrá de ceder al comprador la acción reivindicatoria y la condictio. De ahí lo que veremos respecto a la persona de aquel que hubiere vendido una cosa ajena, el cual, como no puede tener reivindicatoria alguna, ni condictio, ha de ser, por eso mismo, condenado, ya que si hubiera vendido una cosa suya hubiera podido transferir las acciones al comprador.

Si res vendita per furtum perierit, prius animadvertendum erit, quid inter eos de custodia rei convenerat: si nihil appareat convenisse, talis custodia desideranda est a venditore, qualem bonus pater familias suis rebus adhibet: quam si praestiterit et tamen rem perdidit, securus esse debet, ut tamen scilicet vindicationem rei et condictionem exihibeat emptori. Unde videbimus in personam eius, qui alienam rem vendiderit: cum is nullam vindicationem aut condictionem habere possit, ob id ipsum damnandus est, quia, si suam rem vendidisset, potuisset eas actiones ad emptorem transferre.

D., 18, I, de contrahenda emptione, 35, 4 (Gayo).

- Obligación de custodia


Lo que dijimos del tintorero y del sastre se aplica también al comodatario, pues igual que aquél, aceptando una retribución, se obliga a la custodia, así éste, para percibir la ventaja del uso, tiene igualmente por necesidad que obligarse a la custodia.

Quae de fullone aut sarcinatore diximus, eadem transferemus et ad eum qui rem commodavimus; nam ut illi mercedem capiendo custodiam praestant, ita hic quoque utendi commodum percipiendo similiter necesse habet custodiam praestare.

Gayo, 3, 206.

- Muerte de esclavo o caballo por ladrones o guerra: actio commodati


Si un esclavo o un caballo son muertos por los ladrones o en la guerra, y para distinta ocasión fueron dados en comodato, será concedida la actio commodati; porque ha de prestarse la custodia y diligencia de la cosa dada en comodato.

Servus vel equus a latronibus vel in bello occisi si in aliam causam commodati sunt, actio commodati datur; custodia enim et diligentia rei commodatae praestanda est.

Paulo, Sent., 2, 4, 3.

- Acción del pretor en caso de custodia


Dice el pretor: "Marineros, posaderos, encargados de establos, si no restituyeran lo que recibieron de cualquiera para que estuviese a salvo, daré acción contra ellos".

Ait praetor: "Nautae caupones stabularii quod cuiusque salvum fore receperint nisi restituent, in eos iudicium dabo".

D., 4, 9, nautae cau. stab. ut. rec., I, pr. (Ulpiano).

- Inexistencia de responsabilidad en caso de daños imprevisibles


Los daños que acaecen imprevisibles, es decir, los daños fatales, no están obligados los socios a responder de ellos; por tanto, si hubiere perecido por bandidaje o incendio el ganado que fué entregado previa estimación, el daño es común, si no hubiera ocurrido nada con dolo o culpa del que recibió el ganado valorado; en cambio, si el ganado fué sustraído por ladrones, el daño es propio de aquél (a quien se lo robaron), porque el que lo recibió estimado debió procurar la custodia. Esto es exacto, y habrá lugar a la actio pro socio si los ganados, aunque estimados, se dieron para apacentar al contraerse la sociedad.

Damna quae imprudentibus accidunt, hoc est damna fatalia, socii non cogentur praestare: ideoque si pecus aestimatum datum sit et id latrocinio aut incendio perierit, commune damnum est, si nihil dolo aut culpa acciderit eius, qui aestimatum pecus acceperit: quod si a furibus subreptum sit, proprium eius detrimentum est, quia custodiam praestare debuit, qui aestimatum accepit. Haec vera sunt, et pro socio erit actio, si modo societatis contrahendae causa pascenda data sunt, quamvis aestimata.

----------

Arias Ramos, "Derecho romano", págs. 745 - 746 y 955 - 956.