jueves, 26 de marzo de 2015

La gentilidad y la afinidad en la antigua Roma



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vamos a ver en esta entrada las figuras de la gentilidad y la afinidad en el Derecho romano.


- La gentilidad en Derecho antiguo


En íntima relación con la familia existía en el derecho antiguo la gentilidad. Las gentes se hallaban constituidas por grupos de familias ligadas por un antiguo vínculo de agnación, especialmente manifestado en el nombre común que aquéllas llevaban. Su importancia se extendía, no solamente al derecho público, sino también al privado, toda vez que, a falta de agnados, los gentiles eran llamados a la herencia y a la tutela legítima. La gentilidad cayó bien pronto en desuso, tanto que ya en los tiempos de Gayo era una institución puramente histórica desprovista de valor práctico.

- La afinidad en Derecho romano


Es la afinidad una relación análoga a la parentela, y como tal pertenece en cierto modo al derecho de familia. La afinidad puede definirse diciendo que es el vínculo a consecuencia del matrimonio se establece entre uno de los cónyuges y los parientes del otro. Puede existir en línea recta, como, por ejemplo, entre uno de los cónyuges y los descendientes o ascendientes del otro, o en línea colateral, o sea entre uno de los cónyuges y los parientes colaterales del otro. Una de las personas ligadas por el vínculo de afinidad es siempre el cónyuge; y por eso los parientes de un cónyuge no son afines con los parientes del otro, sino solamente con el cónyuge mismo. La afinidad no ejerce influencia alguna sobre los derechos de los afines, sino en cuanto puede ser impedimento para el matrimonio o crear la obligación de alimentos.

En rigor no hay grado en la afinidad, porque no tiene su origen en la generación, no obstante lo cual, suelen ser aplicados a la afinidad los grados del parentesco, y al efecto se ha establecido, la siguiente regla: en la misma línea y en el mismo grado en que uno sea pariente de uno de los cónyuges es afin con el otro cónyuge.

----------

Fuente:
Derecho romano, Felipe Serafini, páginas 179 - 180.