martes, 10 de marzo de 2015

Historia literaria del derecho romano (III.I): los humanistas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El descubrimiento de América, la toma de Constantinopla por los infieles y la invención de la imprenta marcan un punto importantísimo en la historia del derecho.

Andres Alciato y el Derecho romano
Andrés Alciato, milanés, fue considerado el principal autor del renacimiento entre los juristas.

- Nace en Italia un movimiento, el humanismo


A la quietud de los siglos transcurridos en medio de la ignorancia y de la servidumbre política sucedió en Italia un glorioso movimiento. Lo pasado reapareció esplendorosamente en los literatos de aquel siglo, por quienes, más que por los jurisconsultos, fue preparado el renacimiento de la ciencia del derecho.

Se sintió la imperiosa necesidad de admirar, imitar y reconstruir la antigüedad clásica, y entonces fue cuando los jurisconsultos estudiaron y publicaron con asidua y diligente paciencia los códigos antiguos, ejercitándose sobre todo en el célebre manuscrito pisano de las Pandectas.

- Precursores a destacar entre los humanistas


Aquellos precursores, entre quienes nos limitaremos a citar: del siglo XIV, a Angel Poliziano, Nicolás Niccoli, Maffeo Vegio, Lorenzo Valla y Pomponio Leto; pusieron de nuevo en predicamento el estudio de las fuentes, flagelando la barbarie, rusticidad e inorgánica ciencia de los jurisconsultos de su tiempo, y demostraron la gran utilidad del abandono del fárrago de los comentarios y la ventaja de volver al límpido manantial del texto justinianeo, clarificándole con el auxilio de todas las demás fuentes romanas o bizantinas, traídas a Occidente en aquel tiempo precisamente por los fugitivos que la toma de Constantinopla había lanzado de allí a bandadas.

- Andrés Alciato


El verdadero autor del renacimiento entre los juristas fue el milanés Andrés Alciato, de Alzate, en el Milanesado (1482-1550), Fue el restaurador de los buenos estudios, y representa en la ciencia del derecho el principio de la Edad Moderna y la definitiva caída de la Edad Media. Pero, salvo excepciones, su ejemplo no tuvo secuaces en Italia, y, por el contrario, durante los once años que pasó en Aviñón y en Bourges, tuvo meritísimos discípulos, admiradores sinceros, y en conjunto un terreno tan propicio, que la semilla fructificó en Francia.

----------


- Historia literaria del Derecho romano


+ Historia literaria del Derecho romano (I): los glosadores

+ Historia literaria del Derecho romano (II): dialécticos y comentaristas

+ Historia literaria del Derecho romano (III.II): la escuela francesa

+ Historia literaria del Derecho romano (III.III): la escuela holandesa

+ Historia literaria del Derecho romano (III.IV): la escuela alemana

----------

Fuente:
Derecho romano, Felipe Serafini, páginas 104 - 105.