lunes, 1 de octubre de 2012

Historia de Roma (VIII): el fin de la monarquía en Roma



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Según la tradición, el fin de la monarquía se remonta a 509 a.C., cuando Roma estaba gobernada por Tarquino el Soberbio.

Antigua ciudad Roma

- De la monarquía a la república en Roma


El paso a la república se produjo cuando Sexto Tarquino, hijo del rey, violó a Lucrecia, esposa de Lucio Tarquino Collatino, induciéndola al suicidio. Su marido, junto con Espurio Lucrecio (padre de Lucrecia) y Lucio Junio Bruto (sobrino del rey), juraron venganza e incitaron al pueblo a la sublevación. Una vez expulsado el rey etrusco, el mando se asignó a dos cónsules: Espurio Lucrecio y Lucio Junio Bruto. Existen, sin embargo, muchas dudas acerca de la veracidad de esta reconstrucción.

+ 510 a.C.: decadencia del predominio etrusco en la región del Lacio


Parece improbable una improvisada expulsión del soberano etrusco, seguida de la instauración de un régimen completamente distinto. Es verosímil, en cambio, la ubicación de los hechos en torno a 510 a.C., año que coincide con la decadencia del predominio etrusco en la región del Lacio. Se puede considerar que los romanos aprovecharon las dificultades de los etruscos en Italia para alejarlos de la ciudad poniendo fin así a la monarquía.

+ 507 a.C.: los romanos resisten el intento de reconquista de los etruscos


Siempre según la tradición, Tarquino y su familia no aceptaron la derrota e intentaron reconquistar el trono perdido. Después del fracaso de una conjura con la ayuda de Porsenna, lucumón de Clusium, los etruscos pusieron sitio a Roma. Pero la valerosa resistencia de los romanos y las gestas de Horacio Coclites, Mucio Scévola y Clelia obligaron a Porsenna a abandonar la empresa (507 a.C.).

En realidad, Porsenna intervino para imponer su dominio, sometió a la ciudad, aunque por poco tiempo, e impuso gravosas condiciones de paz. Cuando intentó conquistar la ciudad latina de Aricia (actual Ariccia) fue derrotado por Aristodemo (504 a.C.), tirano griego de Cumas, y tuvo que abandonar el Lacio restituyendo la libertad a los romanos.

+ 496 - 493 a.C.: los romanos derrotan a las ciudades latinas del Lacio y se firma una alianza militar


Conjurado el peligro etrusco, las ciudades latinas del Lacio intentaron sustraerse a su vez de la hegemonía de Roma. La guerra culminó en la cruenta batalla del lago Regilo (496 a.C.), ganada por los romanos y que dio pie a la firma de una alianza militar en 493 a.C.

El foedus Cassianum, así llamado por el nombre del cónsul que lo firmó (Espurio Casio), establecía la obligación de ayuda recíproca en el caso de que una de las dos partes fuera asaltada. Ninguna parte predominaba sobre la otra, pero el hecho de que la ciudad de Roma tratara a la par con una liga de 29 ciudades latinas suponía la confirmación de la reconquistada supremacía de Roma en la región.

+ Nuevas instituciones republicanas


Las nuevas instituciones republicanas conservaron muchos de los elementos introducidos por los etruscos, hasta el punto de que el paso de la monarquía a la república fue, en el plano institucional, un proceso gradual y no un cambio radical. Las modificaciones más importantes se dieron en la dirección del estado. El conjunto de las fuerzas políticas que habían encabezado la guerra contra los reyes etruscos y que ahora gobernaban Roma, representaban a los grupos sociales que habían sido marginados durante el último período de la monarquía, es decir, los patricios sabinos y latinos. De hecho, los etruscos no habían cesado de hostigar a la aristocracia de las gentes y a su representación institucional, el senado romano.

+ Restauración del antiguo régimen oligárquico


La restauración del antiguo régimen oligárquico comportó la abolición de una monarquía que en los años anteriores se había convertido en un obstáculo para la afirmación de la hegemonía patricia.

+ Instituciones del consulado, con cónsules con amplios poderes


Se introdujo la institución del consulado, una magistratura suprema dirigida por dos miembros cuyo cargo era renovado anualmente por libre elección. Los cónsules disponían de plenos poderes y, mientras duraba su cargo, ejercían todas las funciones que había tenido el rey. También en las ciudades etruscas, latinas y umbras se registró un cambio parecido de la monarquía vitalicia a las magistraturas temporales.

----------

Artículo 8 de 42 de nuestra serie de entradas sobre la historia de Roma.