sábado, 6 de octubre de 2012

Historia de Roma (XIII): la conquista romana de Italia



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Después de casi un siglo de duras luchas internas que habían llevado a la consolidación de la república, durante el siglo IV a.C. Roma volvió a ejercer su antigua supremacía sobre el Lacio.

Ejercito romano en formacion

- Roma inicia una guerra contra Veio (406 a.C.)


Aprovechando el declive de la potencia etrusca, amenazada al norte por los galos y al sur por los samnitas, en 406 a.C. los romanos iniciaron una guerra contra Veio. La ciudad, situada sobre un promontorio rocoso y defendida por sólidas murallas, resistió un asedio de diez años antes de caer (396 a.C.). Los romanos se valieron de un truco tan ingenioso como el del caballo de Troya: la construcción de una galería hasta el interior del recinto. Una vez dentro de la ciudad, lograron vencer la resistencia enemiga. Los soldados, campesinos en su mayoría, recibieron por primera vez un sueldo como recompensa por el prolongado abandono del trabajo de los campos.

- La invasión de los galos, el saqueo de Roma (390 a.C.) y la construcción de la "muralla serviana" (378 a.C.)


La expansión romana experimentó una breve interrupción a causa de la invasión de los galos, que culminó con el saqueo de Roma (390 a.C.). El episodio fue mitigado por una tradición legendaria posterior. Pero en realidad, los romanos, después de haber sufrido una dura derrota, fueron obligados a pactar con los galos, que no se retiraron hasta haber obtenido un sustancioso rescate. Debilitada por la derrota, en las décadas siguientes Roma tuvo que afrontar los ataques de las poblaciones vecinas, pero logró recuperarse con rapidez. En 378 a.C. se construyó una sólida muralla, la llamada "muralla serviana", que comprendía el Capitolio y el Aventino, en una extensión de unas 430 hectáreas.

- Alianza con la Liga latina y sometimiento de los ecuos, volscos y sabinos


Su alianza con la Liga latina le permitió entonces someter a los ecuos, volscos y sabinos. Los sabinos, preocupados por el creciente poderío de los romanos, que habían salido victoriosos de la primera guerra samnita, intentaron rebelarse inútilmente en 340 a.C. Un nuevo sistema de alianzas sustituyó a la Liga latina (338 a.C.) para regular las relaciones entre Roma y las restantes ciudades, ya subyugadas.

----------

Artículo 13 de 42 de nuestra serie de entradas sobre la historia de Roma.