viernes, 5 de octubre de 2012

Historia de Roma (XII): las asambleas en Roma



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Senado y comicios (curiados, centuriados y tributos) eran los pilares de la república romana. Gracias a ellos toda la población, tanto los patricios como los plebeyos, participaba activamente en la vida política de la ciudad.

El senado en Roma

- ¿En qué consistía el senado romano?


El senado era la asamblea suprema de la república: conservaba la función consultiva del período monárquico, pero ya no estaba integrado sólo por patricios. Los antiguos magistrados podían llegar también a ser senadores. Al principio sólo se admitía a los ex cónsules y los ex pretores, después de añadieron otras magistraturas menores, hasta la época de Sila (138-78 a.C.), en que se admitió incluso a los ex cuestores.

+ No todos los que habían ejercido una magistratura recibían el cargo de senador


Haber sido investido magistrado era una condición esencial, pero para ser senador era necesario, al principio, la aprobación de los cónsules y, desde 312 a.C., la de los censores; finalmente, en la época imperial, se requería la aprobación del propio emperador.

+ El senado dominaba la política romana


Antes de tomar una iniciativa política, los altos magistrados solicitaban normalmente la opinión de los senadores. Los pareceres expresados, llamados senadoconsultos, no eran vinculantes ya que, al menos en teoría, se debía respetar la autonomía del magistrado. En la práctica, sin embargo, era como si lo fuesen. Ningún magistrado fue lo bastante osado como para comprometer sus relaciones con el senado, del que quería formar parte al finalizar su cursus honorum.

+ El número de senadores


El número de senadores fue aumentando con el tiempo: de los cien de la época de Rómulo se pasó a los trescientos de la monarquía de los Tarquinos, y a los seiscientos del período comprendido entre Sila y Augusto.

+ Competencias del senado


Las competencias del senado eran numerosas: desde la orientación de la política exterior hasta el control de la administración del estado, desde la dirección de la vida militar hasta las relaciones entre la religión y el estado.

- ¿En qué consistían los comicios romanos?


Los comicios, por su parte, elegían a los funcionarios del estado, votaban las leyes y juzgaban el comportamiento de los magistrados. También tenían el derecho de pronunciar sentencias definitivas respecto a los condenados a muerte que apelaban al pueblo: las competencias eran, por tanto, de tipo legislativo, electoral y judicial.

+ Comicios curiados


Los comicios curiados conservaban tan sólo una parte de las funciones que habían desempeñado en la época monárquica, y en la mayoría de los casos de carácter secundario. La única prerrogariva que les quedaba era la ley curiata de imperio, pero incluso este acto constituía una mera formalidad.

+ Comicios centuriados


Los comicios centuriados eran la asamblea más importante de la república, la que centraba la vida política en la ciudad. Atribuidos a Servio Tulio (s. VI a.C.), se remontan en realidad a los primeros decenios de la república.

A los comicios centuriados correspondía la elección de los magistrados superiores y la aprobación de las leyes. Estos comicios participaban en las deliberaciones políticas y administrativas, respetando casi siempre las directrices expresadas por el senado. No podía considerarse, sin embargo, una asamblea democrática, ya que prevalecían los ricos y los ancianos y se excluía a los pobres. Con el tiempo perdieron importancia en favor de los comicios tributos.

+ Comicios tributos


Éstos representaban a la asamblea del pueblo en tribus territoriales. Surgieron como concilios tributos (la asamblea de la plebe en sublevación), y después de la ley Hortensia (287 a.C.), que dio valor de ley a sus deliberaciones (plebiscitos), se transformaron en comicios tributos, o asamblea de todo el pueblo, destinada a convertirse en el principal órgano de la república. La población estaba organizada en tribus, una especie de distritos territoriales que agrupaban a los ciudadanos por su lugar de residencia y no por su pertenencia a una familia.

Los comicios tributos elegían  a los magistrados menos importantes y se pronunciaban sobre las apelaciones presentadas contra las sentencias penales menos graves.

A partir del año 287 a.C. empezaron a votar leyes vinculantes para toda la ciudad. Según lo establecido por la constitución, a las asambleas podían asistir todos los ciudadanos; sin embargo, dada la enorme extensión del territorio nacional, sólo los que residían en la urbe podían participar de hecho.

- De una democracia directa a una oligarquía


La democracia directa se convirtió en una oligarquía, controlada por un reducido número de familias. Los poderes ya no estaban concentrados en una sola persona como durante la monarquía. En el régimen republicano el poder ejecutivo, legislativo, judicial y militar correspondía a instancias distintas. Las funciones militares y ejecutivas eran confiadas a los cónsules, las judiciales a los pretores y las legislativas a los comicios.

----------

Artículo 12 de 42 de nuestra serie de entradas sobre la historia de Roma.