jueves, 5 de julio de 2018

Augusto


Gobernante enérgico y eficaz, Augusto fue el verdadero fundador del Imperio romano, aunque nunca adoptó el título real, sino que mantuvo la ficción republicana. Durante su mandato, el ámbito mediterráneo vivió una etapa de tranquilidad y prosperidad, la denominada Pax romana, auténtica edad dorada de esta civilización.

Augusto y la historia de Roma

- La juventud de Octavio y el triunvirato ya como Cayo Julio César Octaviano


Cayo Octavio, nacido el 23 de septiembre del 63 a.C. en Roma, era hijo de un pretor y de Atia, sobrina de César, quien impulsó los comienzos de la carrera política del joven Octavio. Recibió la noticia de la muerte del dictador (44 a.C.) mientras completaba su formación en Apolonia. Vuelto a Italia, descubrió que César le había adoptado y nombrado su principal heredero, y acudió a Roma, donde tuvo que hacer frente a las intrigas de los senadores. Cicerón trató de utilizarle y Marco Antonio, sucesor político de aquél, de arrebatarle su herencia. Octavio adoptó el nombre de Cayo Julio César Octaviano y, maniobrando hábilmente, logró ganarse la confianza del Senado (convencido por Cicerón) y la estima de los soldados de César; obtuvo así su nombramiento como senador y como cónsul (43) y consiguió expulsar a Marco Antonio de Italia. No obstante, ese mismo año alcanzó un acuerdo con éste, y con Lépido, otro de los antiguos partidarios de César, para formar un segundo triunvirato de dictadores –el primero fue el constituido por Pompeyo, César y Craso–, repartiéndose el poder. Los triunviros decretaron la divinidad de César, lo que convirtió a Octaviano en hijo de un dios, y se dedicaron a perseguir y eliminar a los enemigos de César, entre ellos Cicerón; Bruto y Casio, los asesinos, fueron derrotados en Filipos (42).

A partir de ese momento, Lépido fue progresivamente alejado del poder y relegado a África, mientras Antonio asentaba su autoridad en Oriente y Octaviano se quedaba con Occidente. Allí tuvo que hacer frente a la rebelión de Sexto Pompeyo (hijo de Pompeyo el Grande), al tiempo que su rivalidad con Antonio se hacía más patente cada día. La presión del ejército obligó a ambos a firmar un nuevo pacto en Brindisi (40), y Antonio se casó con Octavia, hermana de su rival, a pesar de que su relación con la reina Cleopatra de Egipto era ya conocida. Octavio, por su parte, se casó con la viuda Livia Drusilla, lo que le permitió conseguir apoyos en los círculos más selectos de la nobleza romana.

Poco después cambió el equilibrio de fuerzas. Antonio fracasó en su expedición contra los partos, mientras Marco Agripa, almirante de Octaviano, derrotaba definitivamente a la flota de Sexto Pompeyo en el cabo Nauloco (36). Lépido trató de enfrentarse a su creciente poder, y fue depuesto como triunviro, aunque conservó el cargo sacerdotal de pontífice máximo. Desde ese momento, Octavio emprendió una cuidadosa campaña de propaganda, presentándose como defensor de las libertades y tradiciones romanas; recibió el cargo de tribuno vitalicio (importante porque le otorgaba influencia sobre la plebe romana) y el título de imperator, que normalmente sólo se concedía a los generales victoriosos. Además, presentó a Antonio, que acababa de divorciarse de Octavia, como un traidor al espíritu de Roma, llegando incluso a mostrar como prueba su testamento, en el que hacía concesiones territoriales a Cleopatra (33). La ruptura era inevitable, y ambos líderes se prepararon para el inminente enfrentamiento. En el año 31, la flota de Octavio, mandada por Agripa, venció a la de Antonio y Cleopatra en la batalla naval de Accio. Los amantes se suicidaron al año siguiente, cuando las tropas de su enemigo entraron en Egipto. El vencedor ejecutó también a Cesarión, el hijo de César y Cleopatra, y se adueñó del país. Gracias al tesoro egipcio pudo pagar a su ejército y convertirse en el nuevo amo de todo el mundo grecorromano.

Octavio Augusto en su juventud

- El principado de Augusto


A partir de ese momento se dedicó a organizar con una paciencia y una habilidad extraordinarias el nuevo régimen. Licenció a la mitad de las legiones, repartiendo al resto en las provincias fronterizas, que mantuvo bajo su control, mientras los territorios pacificados eran cedidos a la autoridad del Senado, institución que quedó reducida a 600 miembros y de la que se hizo nombrar presidente (princeps Senatum).

A pesar de que retuvo el poder efectivo en sus manos, su prudencia y la experiencia de las guerras civiles le hicieron mantener la apariencia de un régimen republicano. Entre 31 y 23 a.C. basó su autoridad en su designación ininterrumpida como cónsul, y en 27 se hizo nombrar gobernador por diez años de Hispania, Galia y Siria, donde se acantonaba la mayor parte del ejército. Añadió también a su nombre el de "Augusto", dotado de un halo religioso y sobrehumano, que se completó cuando asumió el pontificado máximo tras la muerte de Lépido (12 a.C.).

Se preocupó por establecer el orden en las provincias, e incluso dirigió temporalmente la guerra contra los cántabros (27-19) y contra las tribus alpinas (26-14), al tiempo que convertía Mauritania en un reino aliado. En 23, su crónica mala salud hizo temer por su vida. Abandonó entonces el mecanismo de los consulados sucesivos, recibiendo el imperium proconsular con carácter vitalicio, al que asoció a su colaborador Agripa. Éste fue el encargado de dirigir las impresionantes obras públicas y monumentales de Roma, que contribuyeron a su gloria tanto como los elogios de los grandes escritores de la época, Horacio, Tito Livio y Virgilio, ganados para su causa por su amigo Mecenas, conocido protector de artistas.

Augusto en su Principado

- La búsqueda por Augusto de un sucesor


El año 23 moría el sobrino de Augusto, Marcelo, casado con su hija Julia y previsto como su sucesor; dos años después Agripa ocupaba su puesto, tanto como esposo de Julia como en el terreno político. Mientras, Augusto aumentaba su prestigio al alcanzar la paz con los partos (20), al tiempo que Agripa completaba el sometimiento de Hispania (19). Por esa época, Augusto se embarcó en un esfuerzo por restaurar los valores de la antigua sociedad romana en la institución familiar, la moral y la religión. También trató de asegurar la continuidad de su obra, y dado que no tenía descendencia masculina, adoptó a los hijos de Agripa, Cayo y Lucio, y otorgó importantes cargos a sus hijastros Druso y Tiberio –hijos del primer matrimonio de su mujer Livia–, que quedaron encargados de dirigir al ejército en la anexión de los territorios al norte de los Alpes.

En esta misma época incrementó el número de sus auxiliares en las tareas administrativas, principalmente procedentes de la clase media de los caballeros, germen del futuro aparato burocrático romano. Se reorganizó el sistema monetario y aumentó la efectividad del fiscal, lo que se tradujo en una hacienda fuerte y constituyó una favorable influencia en el comercio, alentado también por la paz generalizada y la mejora de las comunicaciones.

El año 12 a.C., el mismo en que Augusto adoptó la máxima dignidad sacerdotal, Agripa murió, obligando al princeps a apoyarse aún más en sus hijastros Druso y Tiberio, y casando a la fuerza a este último con su hija Julia, nuevamente viuda. Druso fue enviado a conquistar Germania, donde murió en 9 a.C., mientras su hermano sometía Panonia (actual Hungría). Mecenas falleció al año siguiente, hecho que aumentó la soledad de Augusto. Investido con el título de "padre de la patria", introdujo a sus nietos Cayo y Lucio en la vida pública, lo que provocó el resentimiento y el retiro de Tiberio. La prematura muerte de ambos jóvenes, sin embargo, hizo que éste volviera a la actividad política y fuera adoptado por Augusto, al tiempo que él adoptaba a su sobrino Germánico, convirtiéndose en la mano derecha y en sucesor del viejo gobernante (4 d.C.). Tiberio y Germánico fueron enviados a completar la conquista de Germania, pero la rebelión desatada en Panonia e Iliria forzó su retorno; tardarían tres años en sofocarla. El caudillo germano Germann aprovechó esta circunstancia para unir a varias tribus y asestar un terrible golpe a la presencia romana en Germania. Augusto frenó el avance en el territorio y Tiberio y Germánico fueron encargados de asegurar la frontera del Rhin.

En los últimos años de Augusto su actividad administrativa prosiguió, especialmente en Roma, donde organizó una brigada urbana de extinción de incendios, con funciones policiales, y convirtió el cargo de prefecto de la ciudad en una magistratura permanente. También creó una tesorería militar para poder pagar las licencias de los veteranos, y en las provincias, se anexionó Judea (6 d.C.) tras la muerte de su antiguo aliado, Herodes el Grande.

En el año 13 se renovaron sus cargos por una década, y Tiberio fue equiparado con él en todos los ámbitos. Ese mismo año depositó su testamento y su autobiografía (Res Gestae Divii Augustii) en el templo de las vestales. Tras su fallecimiento, un año más tarde, fue divinizado por el Senado.

----------

- César Augusto (podcast)