lunes, 16 de diciembre de 2013

"Praescriptio", excepciones, réplica y dúplica en el proceso civil romano



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

- Sobre las praescriptiones


Es evidentísimo que las praescriptiones se llaman así porque se escriben delante de las fórmulas.

Pero en esta época, como antes hicimos notar, todas las praescriptiones son a favor del actor. En otro tiempo, en cambio, algunas se proponían a favor del demandado; tal era la praescriptio pleitéese sobre esta cuestión si ello no prejuzga nada en relación con la herencia, cuya praescriptio se ha convertido hoy en una de las figuras de excepción, y tiene lugar cuando para el reclamante de la herencia podría, con una acción de otra clase, darse por prejuzgada la cuestión de la herencia, como, por ejemplo, si pide cosas concretas.

Praescriptiones autem appellatas esse ab eo quod ante formulas praescribuntur, plus quam manifestum est.

Sed his quidem temporibus, sicut supra quoque notavimus omnes praescriptiones ab actore proficiscuntur. Olim autem quaedam et pro reo opponebantur, qualis illa erat praescriptio: Ea res agatur, si in ea re praeiudicium hereditati non fiat, quae nunc in speciem exceptionis deducta est, et locum habet, cum petitor hereditatis alio genere iudicii praeiudicium hereditati faciat, veluti cum singulas res petat.

Gayo, 4, 132-133.

Roma

- Ejemplo de prescripción


Versando el asunto acerca de que Aulo Agerio se hizo prometer de Lucio Ticio una cantidad incierta, por cuyo crédito salió fiador por medio de una sponsio Numerio Negidio, y el plazo para pagar está ya vencido, de todo lo cual se trata, en todo lo que por esta causa Numerio Negidio deba dar o hacer a favor de Aulo Agerio, tú, juez, condena a Numerio Negidio respecto a Aulo Agerio; si no resulta, absuelve.

Ea res agatur quod Aulus Agerius de Lucio Titio incertum stipulatus est, quo nomine Numerius Negidius sponsor est, cuius rei dies fuit, qua de re agitur, quid quid ob eam rem Numerium Negidium Aulo Agerio dare, facere oporteret, eius, iudex, Numerium Negidium Aulo Agerio condemna, si non paret, absolve.

Gayo, 4, 137. (Reconstrucción de Lenel, loc. cit., pág. 173, y Parstch, Formules de proc. civ. rom., pág. 16.).

- Excepción de dolo malo


Han sido implantadas, pues, las excepciones para defender a aquellos a quienes se demanda. Porque sucede frecuentemente que alguien está obligado con arreglo al ius civile, pero es injusto condenarle en juicio. Así, por ejemplo, si yo me hubiera hecho prometer por stipulatio un dinero que había de serte entregado como prestado, pero que no se te entregó, pues evidente es que yo puedo reclamarte ese dinero, porque te has obligado civilmente a darlo por la stipulatio; mas como sería injusto que fueses condenado por tal causa, se concede que has de defenderte con la excepción de dolo malo.

Comparatae sunt autem exceptiones defendendorum eorum gratia cum quibus agitur. Saepe enim accidit, ut quis iure civili teneatur, sed iniquum sit eum iudicio condemnari.

Veluti si stipulatus sim a te pecuniam tanquam credendi causa numeraturus, nec numeraverim; nam eam pecuniam a te peti posse certum est, dare enim te oportet, cum ex stipulatu teneris; sed quia iniquum est te eo nomine condemnari, placet per exceptionem doli mali te defendi debere.

Gayo, 4, 116-116ª.

- Excepciones, a propuesta del pretor


Las excepciones, unas están propuestas en el edicto del pretor, otras son concedidas previo examen de la cuestión. Todas las cuales reciben su eficacia, bien de las leyes o de lo que tiene fuerza de ley, bien son establecidas por la jurisdicción del pretor.

Exceptiones autem alias in edicto praetor habet propositas alias causa cognita acommodat. Quae omnes vel ex legibus vel ex his quae legis vicem optinent substantiam capiunt, vel ex iurisdictione praetoris proditae sunt.

Eod., 118.

- Excepciones perentorias o dilatorias


Son llamadas también las excepciones perentorias o dilatorias.

Perentorias son las que valen perpetuamente y no pueden ser apartadas, como la de lo hecho por causa de miedo, por dolo malo o contra la ley o el senadoconsulto, o la de res iudicata vel in iudicium deducta o la de haberse celebrado pacto, cuando el pacto consistió en que nunca había de ser pedido el dinero.

Dilatorias son las excepciones que valen durante un plazo, como la de haberse celebrado pacto en el cual, por ejemplo, se convino en que no se reclamaría durante un quinquenio, pues acabado dicho plazo no ha lugar a la excepción.

Dicuntur autem exceptiones aut peremptoriae aut dilatoriae.

Peremptoriae sunt quae perpetuo valent nec evitari possunt, veluti quod metus causa, aut dolo malo, aut quod contra legem senatusve consultum factum est, aut quod res iudicata est vel in iudicium deducta est, item pacti conventi quod factum est, ne omnimo pecunia peteretur.

Dilatoriae sunt exceptiones quae ad tempus valent, veluti illius pacti conventi quod factum est verbi gratia, ne intra quinquenium peteretur; finito enim eo tempore non habet locum exceptio.

Eod., 120-122.

- Deuda y condena


Si resulta que Numerio Negidio debe dar a Aulo Agerio los diez mil sestercios de que se trata, y si en tal asunto no hay ni hubo dolo malo por parte de Aulo Agerio (o si en tal asunto nada se ha hecho por causa de miedo -o si la cuestión de que se trata no está ya juzgada, o aducida ya en pleito en tramitación- o si en tal asunto no se hizo nada contra ley o senadoconsulto-, o si entre Aulo Agerio y Numerio Negidio no se convino que el dinero se pediría durante un quinquenio), tú, juez, condena a Numerio Negodio con respecto a Aulo Agerio en diez mil sestercios; si no resulta, absuelve.

Si paret Numerium Negidium Aulo Agerio sestertium decem milia quibus de agitur dare oportere, et si in ea re nihil dolo malo Auli Agerii neque factum sit neque fiat (aut et si in ea re nihil metus causa factum est -aut et si in ea res qua de agitur iudicata non est inve iudicium deducta non est- aut et si in ea re nihil contra legem [senatus consultum] factum est- aut et si inter Aulum Agerium et Numerium Negidium no conveni, ne ea pecunia intra quinquennium peteretur) iudex, Numerium Negidium Aulo Agerio sestertium decem milia condemna, si non paret, absolve.

Reconstrucción de J. Parstch, loc. cit., pág. 14: según Gayo, 4. 119 y 122; D., 44, 4, 4, 33, y Lenel, loc. cit., pág. 259.

- Replica o replicatio contra la excepción


Acontece a veces que la excepción, que a primera vista parece justa, perjudica injustamente al demandante. Cuando esto sucede, se establece una adición para ayudar al actor, cuya adición se llama replicatio (réplica) porque se replica y se destruye la fuerza de la excepción. Pues si, por ejemplo, he convenido contigo en no pedirte el dinero que me debes, y después hemos convenido lo contrario, es decir, que me sea lícito reclamártelo, y al demandante yo excepcionas tú para que sólo se te condene respecto a mí: si no se convino que tal dinero no se pediría, me perjudica a mí la excepción de pacto convenido, porque no es esto menos cierto, aunque luego hayamos celebrado pacto en contrario; pero, como sería injusto excluirme por esta excepción, se me concede la replicatio por el pacto posterior, de este modo, y si después no se convino en que se podría demandar dicho dinero.

Interdum evenit, ut exceptio quae prima facie iusta videatur, inique noceat actori. Quod cum accidat, alia adiectione opus est adiuvandi actoris gratia; quae adiectio replicatio vocatur, quia per eam replicatur atque resolvitur vis exceptionis. Nam si verbi gratia pactus sum tecum, ne pecuniam quam mihi debes a te peterem, deinde postea in contrarium pacti sumus, id est ut petere mihi liceat, et, si agam tecum, excipias tu, ut ita dmum mihi condemneris: si non convenerit ne eam pecuniam peterem, nocet mihi exceptio pacti conventi, namque nihilo minus hoc verum manet, etiamsi postea in contrarium pacti sumus; sed quia iniquum est me excludi exceptione, replicatio mihi datur ex posteriore pacto hoc modo: aut si postea convenit ut mihi eam pecuniam petere liceret.

Gayo, 4, 126.

- La dúplica, o duplicatio


También sucede a veces que, al contrario, una replicatio que a primera vista parece justa, perjudica injustamente al demandado; cuando esto suceda, se hace otra adición para ayudar al demandado, la cual es llamada duplicatio (dúplica).

Interdum autem evenit, ut rersus replicatio quae prima facie iusta sit, inique reo noceat: quod cum accidat, adiectione opus est adiuvandi rei gratia, quae duplicatio vocatur.

Gayo, 4, 127.

----------

Arias Ramos, "Derecho romano", págs. 672 - 673, 904 - 905.

----------



Artículo redactado por Javier García de Tiedra González, estudiante de Derecho en la Universidad de Cádiz y administrador de Derecho en red.