viernes, 5 de abril de 2013

Origen y evolución de la jurisprudencia



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Los primeros juristas.

El origen de la jurisprudencia hay que buscarlo en los colegios sacerdotales porque tanto la interpretación como la organización del Derecho la llevaban ellos.

Los formularios procesales estaban custodiados por esos mismos sacerdotes que además estaban encargados de señalar el calendario judicial e incluso la interpretación de las XII Tablas. Tenían el monopolio de todas las cuestiones del Derecho que se rompe con la publicación de esos formularios (negociables y procesales) por parte de Neo Flabio, quien se encarga de publicar esas fórmulas negociables y procesales.

La jurisprudencia republicana.

En cuanto a la jurisprudencia republicana aparecen los primeros juristas laicos, y ya en el último siglo de la República se pueden destacar tres juristas (Q.M. Escévola, Aquilio Galo y Servio Suffricio Rufo). Estos tres juristas los destacamos porque con ellos comienza una forma de enseñar el Derecho mediante la práctica de tener discípulos y mediante la práctica conocida como “ius controversus”.

La jurisprudencia imperial.

La jurisprudencia de la etapa clásica tiene todavía un nivel científico elevado, precisamente por estar vinculada a la tradición, pero carece de fuerza creadora. Alcanza su esplendor desde un punto de vista técnico y doctrinal desde los juristas Adriano hasta Augusto. A partir de ahí empieza a llamarse la etapa imperial, caracterizadas por dos escuelas, que aún teniendo diferencias entre ellas, surgen de la rivalidad:

- Los Sabinianos. Era una escuela que respetaba más la tradición frente a los Proculeyanos.

- Los proculeyanos. Tenían ideas más innovadoras que los Sabinianos.

Acto seguido tenemos la facultad que se concede a algunos juristas, quienes sus respuestas tienen carácter vinculante: ius respondendi ex auctoritate principis (derecho a responder por la autoridad del príncipe).

Los últimos juristas clásicos.

Entraríamos ante unos juristas que escriben obras fundamentalmente de carácter problemático. Plantean casos reales o ficticios, la forma de resolverlos y comentarios al edicto, al Derecho Civil… Existen también obras de carácter pedagógico, las más destacadas son las instituciones de Gayo, o la de Florentino.

Los juristas publican muchos libros, y aunque no hayan llegado hasta nosotros, cabe destacar la obra literaria de los mismos, que pueden reducirse en:

- Respuestas. Colecciones de respuestas dadas por el jurista a las consultas que le fueron hechas.

- Questiones. Colecciones de casos prácticos, de difícil solución, algunos incluso imaginarios y destinados a la enseñanza.