martes, 24 de octubre de 2017

Libro II de las Instituciones de Justiniano (I): noción y clasificación de las cosas y derechos

En el libro primero de sus Instituciones ha tratado Justiniano del sujeto del derecho; en el segundo, tercero y parte del cuarto se ocupa del objeto del derecho, y a la vez de las relaciones jurídicas y de los hechos mediante los cuales se establecen.

Cosas y Derecho romano de Justiniano

Ya sabemos que constituyen el objeto del derecho los diferentes medios ordenados por Dios para que el hombre pueda cumplir su destino; que aquellos medios son nuestra existencia y facultades, la naturaleza y la cooperación de nuestros semejantes; y por último, que las leyes, considerando innecesario declarar e improcedente regular el derecho que tenemos sobre nuestra existencia y facultades, han limitado sus disposiciones a los dos medios existentes.

lunes, 23 de octubre de 2017

De las personas jurídicas en el Derecho romano de Justiniano

En relación a las personas jurídicas en tiempos de Justiniano, veremos una idea de la persona jurídica; las Universitates (Municipios, Curias y Asociaciones); el Estado (Fisco); la herencia yacente; las fundaciones; y el paralelo entre las personas individuales y las jurídicas.

Personas juridicas y Derecho romano de Justiniano

- Idea de la persona jurídica


Además del individuo humano, o persona física, existen otras entidades capaces de derechos y obligaciones que se denominan personas jurídicas, civiles, ficticias, morales, etcétera, cuyos calificativos indican que semejantes personas no tienen por su naturaleza una existencia física individual, sino que se constituyen por los hombres para fines morales.

domingo, 22 de octubre de 2017

Libro I de las Instituciones de Justiniano (XXIII): De los tutores o curadores sospechosos

En el Título XXVI, del Libro I de las Instituciones de Justiniano, se recoge el origen, naturaleza y necesidad de la acusación de sospechoso; qué magistrados tienen facultad para destituir; qué clase de tutores o curadores pueden ser acusados; quiénes pueden acusar; quiénes se reputan sospechosos por regla general: declaraciones especiales; efectos de la acusación; y cuándo se extingue la acusación.

Tutores y curadores sospechosos en el Derecho romano de Justiniano

- Origen, naturaleza y necesidad de la acusación de sospechoso


Formando las primitivas gentes otros tantos Estados constituidos, dispensaban a sus miembros, en beneficio de los intereses comunes, la protección que necesitaban en todas ocasiones. Así, para nosotros la historia de la acusación de sospechoso es la misma que la trazada por Ulpiano acerca de la curaduría del pródigo; tuvo, como ella y por idénticas razones históricas, su origen en la costumbre, su sanción en las XII Tablas y su desenvolvimiento en la jurisprudencia. Por eso Justiniano, las Pandectas y los escritores atribuyen el origen de esta persecución a la ley decenviral.

sábado, 21 de octubre de 2017

Libro I de las Instituciones de Justiniano (XXII): De las excusas de los tutores o curadores

En el Título XXV, del Libro I de las Instituciones de Justiniano, se recoge la diferencia entre la excusa y la incapacidad; los motivos por los cuales exime la ley de la tutela y la curaduría; las personas relevadas especialmente de la curaduría; quiénes no necesitan excusarse; quiénes no pueden alegar excusas; el plazo y forma en que deben hacerse valer las excusas y los efectos de su alegación; y las circunstancias que constituyen incapacidad para ser tutor o curador.

Tutores, curadores y Derecho de la antigua Roma

- Diferencia entre la excusa y la incapacidad


La tutela y la curaduría son un cargo que, por regla general, tienen derecho y a la vez obligación de ejercer los designados legalmente al efecto. Como cargo público y de confianza especial, ni todos tienen aptitud para desempeñarlo, ni todos ofrecen la necesaria garantía para su buen desempeño: de aquí, las incapacidades, o sea las causas que legalmente impiden ejercer el cargo de tutor o curador. Como deber gravoso y que supone relaciones cordiales entre el protector y el protegido, la ley no puede prescindir de armonizar su cumplimiento con lo que exigen la equidad, los intereses públicos y la buena reputación del nombrado; de aquí, las excusas, es decir, los motivos justos en virtud de los cuales las personas que no tienen impedimento legal para ser tutores o curadores, pueden eximirse del cargo.

martes, 17 de octubre de 2017

Libro I de las Instituciones de Justiniano (XXI): De la caución que deben prestar los tutores o curadores

En el Título XXIV, del Libro I de las Instituciones de Justiniano, se recogen las doctrinas comunes a la tutela y curaduría; el género de garantía que deben prestar los tutores o curadores: su razón: cómo y con qué efectos se constituye; qué tutores o curadores tienen o no el deber de prestar fianza; quiénes puede hacerse efectiva la responsabilidad de los tutores y curadores; y los diferentes medios que se emplean para obtener la caución del tutor o curador.

Pinturas de la antigua Roma y Derecho romano

- Doctrinas comunes a la tutela de curaduría


En los Títulos que preceden ha tratado Justiniano con separación las doctrinas que son propias de la tutela y curaduría, dejando para los tres últimos del Libro las que son comunes a las dos instituciones: 1.ª Garantía con que debe asegurarse el ejercicio del cargo. 2.ª Causas que impiden ejercerle o autorizan para declinarle. 3.ª Motivos por los cuales procede la remoción como sospechoso. Vengamos a la primera, objeto del presente.