viernes, 21 de noviembre de 2014

Roma y el mundo griego

Desde los días de Aníbal, Roma tenía una cuenta pendiente con dos soberanos helenísticos: Filipo V, que reinaba Macedonia (220-178 a.C.), y Antíoco III el Grande, que gobernaba en Siria (223-187 a.C.). Cuando, después del desastre de Cannas, la causa de Roma se encontraba seriamente comprometida, Filipo de Macedonia se había aliado con el caudillo cartaginés para excluir a Roma de toda posible intervención en los Balcanes; por su parte, Antíoco de Siria había acogido a Aníbal derrotado e intentado restablecer en toda su extensión el imperio de los Seléucidas en el Asia.

Grecia y el Imperio romano

Grecia, como siempre, se hallaba dividida y sojuzgada por la hegemonía de Macedonia. Así, poco después de haber aplastado al enemigo cartaginés, el poderío militar de Roma saltó al otro lado del Adriático y escribió el último capítulo de la historia de la Grecia antigua.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Mora debitoris en Derecho romano

- Obligación del fiador y mora


Si un pupilo, sin la auctoritas del tutor, prometiera al esclavo Stico y hubiese proporcionado un fiador, pero el esclavo falleciera después de haber incurrido en mora el pupilo, el fiador no estará obligado ni por la mora del pupilo, pues se entiende que no hay mora alguna allí donde no hay demanda alguna. El fiador estará obligado, en cambio, si es demandado viviendo el esclavo, o después por razón de su propia mora.

Si pupillus sine tutoris auctoritate Stichum promittat et fideiussorem dedit, servus autem post moram a pupillo factam decedat, nec fideiussor erit propter pupilli moram obligatus; nulla enim intellegitur mora ibi fieri, ubi nulla petitio est. Esse autem fideiussorem obligatum ad hoc, ut vivo homine conveniatur vel ex mora sua postea.

D., 45, I, de verborum obligat., 127 (Scaevola).

Mora en la obligacion

- La mora, cuestión más bien de hecho que de derecho


Se entiende que surge la mora, no por la índole del negocio, sino por la conducta de la persona; esto es, cuando, requerido, no hubiere pagado en lugar oportuno, lo cual será examinado ante el juez. Porque, como escribió también Pomponio en el libro duodécimo de las Epístolas, es difícil una definición de esa materia. También el divino Pío respondió por rescripto a Tulio Balbo que no puede decidirse, ni por constitución alguna, ni por dictamen de los autores de Derecho, cuándo se entiende causada la mora, porque es más bien cuestión de hecho que de derecho.

Mora fieri intellegitur non ex re, sed ex persona, id est, si interpellatus oportuno loco non solverit: quod apud iudicem examinabitur: nam, ut et Pomponius libro duodecimo epistularum scripsit, difficilis est huius rei definitio. Divus quoque Pius Tullio Balbo rescripsit, an mora facta intellegatur, neque constitutione ulla neque iuris auctorum quaestione decidi posse, cum sit magis facti quam iuris.

D., 22, I, de usuris et fructibus, 32, pr. (Marciano).

jueves, 4 de septiembre de 2014

Custodia de la cosa y caso fortuito en la obligación romana

- Caso fortuito en caso de incendio


Si se hubiera quemado una casa vendida, como quiera que un incendio no puede hacerse sin culpa, ¿qué derecho habrá? Respondió que, como puede producirse sin culpa del jefe de la familia, ni siquiera cuando se hubiere producido por descuido de los esclavos estará siempre incurso en culpa el dueño; por cuya razón, si el vendedor hubiese puesto en la custodia de la casa aquella diligencia que suelen poner los hombres cuidadosos y diligentes, si algo ocurriese, nada le incumbirá a él.

Si vendita insula combusta esset, cum incendium sine culpa fieri non possit, quid iuris sit? Respondit, quia sine patris familias culpa fieri potest neque, si servorum neglegentia factum esset, continuo dominus in culpa erit, quam ob rem si venditor eam diligentiam adhibuisset in insula custodienda, quam debent homines frugi et diligentes praestare, si quid accidisset, nihil ad eum pertinebit.

D., 18, 6, de peric. et comm., 12 (II) (Alfeno Varo).

Incendio en Roma

- Responsabilidad del vendedor en caso de custodia de la cosa


Pero el vendedor debe responder de una custodia tal, como la de que responden aquellos a quienes se dió una cosa en comodato, de suerte que preste una diligencia más exacta que la que pondría en sus propios asuntos.

Custodiam autem venditor talem praestare debet, quam praestant hi quibus res, commodata est, ut diligentiam praestet exactiorem, quam in suis rebus adhiberet.

Eod., 3 (Paulo).

viernes, 8 de agosto de 2014

Roma y Cartago: las guerras púnicas

En la historia griega, mientras que Atenas defendía, frente a la amenaza de los persas, el helenismo en la Grecia propia, Siracusa asumía el mismo papel en Sicilia, ante el peligro de invasión de los cartagineses. A pesar del desastre de Himera, los cartagineses no desistieron en su intento de extender su dominación en esta isla, que se alzaba frente a su metrópoli africana. Más tarde se darían las guerras púnicas, que enfrentarían a Roma y Cartago.

El ejercito de Cartago, que lucho contra Roma

En el curso del siglo IV a.C., volvieron los cartagineses repetidas veces al ataque, y de nuevo fueron contenidos por los griegos, dirigidos también por Siracusa. En el siglo III antes de Jesucristo, mientras Roma avanzaba sobre el helenismo en Italia, Cartago lo amenazaba en Sicilia, adonde acudió Pirro en su defensa. En una y otra parte, los griegos cedieron ante sus respectivos enemigos y dejaron enfrentados a dos poderosos rivales, dispuestos a disputarse la Isla de Sicilia y, con ella, el predominio en el Mediterráneo Central.

sábado, 2 de agosto de 2014

Dolo y/o culpa en la obligación romana

- Dolo y buena fe y costumbres


Si se hubiere convenido que no se ha de responder por dolo, no lo aprobarás; porque esta convención es contraria a la buena fe y a las buenas costumbres, y por eso no debe observarse.

Illud non probabis, dolum non esse praestandum si convenerit: nam haec conventio contra bonam fidem contraque bonos mores est et ideo nec sequenda est.

D., 16, 3, depositi vel contra, I, 7 (Ulpiano).

Testamento romano

- Responder por culpa o dolo, en caso de legado por fideicomiso o contratos de buena fe


Cuando se te hubiese legado o concedido por fideicomiso algo para que me lo restituyas a mí, si realmente no recibieses nada además por esto en virtud del testamento, opino que sólo debes responderme por el dolo malo al exigirte tal legado; en otro caso, también por la culpa, de igual manera que es observado en los contratos de buena fe; de modo que si se trata de la ventaja para uno y otro de los contratantes, se responde también por la culpa; si de la ventaja para uno solo, únicamente se responder del dolo malo.

Cum quid tibi legatum fideive tuae commissum sit, ut mihi restituas, si quidem nihil praeterea ex testamento capias, dolum malum dumtaxat in exigendo eo legato, alioquin etiam culpam te mihi praestare debere existimavit: sicut in contractibus fidei bonae servatur, ut, si quidem utriusque contrahendis commodum versetur, etiam culpa, sin unius solius, dolus malus tantummodo praestetur.

D., de legat. et fideic., I (30), 108, 12 (Africano).