sábado, 29 de agosto de 2015

Coexistencia y colisión de varios derechos de prenda o de hipoteca en Derecho romano

Cuando se constituyen varios de prenda o de hipoteca sobre un mismo objeto, puede resultar bien la responsabilidad simultánea de la cosa pignorada o hipotecada a favor de la pluralidad de acreedores, in solidum (1), bien por partes intelectuales, ya expresamente determinadas, como, por ejemplo, en la mitad, en el tercio, etc., o ya establecidas según la cuantía de los créditos. Pero puede ocurrir también que cada derecho de prenda o de hipoteca se halle constituido sobre el valor total del objeto de aquel derecho. En este caso, mientras el importe total de los créditos asegurados no exceda del valor de la cosa, no se presenta colisión o conflicto entre los acreedores interesados. La colisión comienza en la hipótesis contraria, o sea cuando, vendido el objeto, no alcanza su importe a satisfacer a todos los acreedores, en cuyo caso adquiere gran importancia la teoría del grado y del mejor derecho de las diversas prendas o hipotecas. Cuando no existen motivos especiales de preferencia de un crédito sobre otro, se decide a favor de la posesión (melior est conditio possidentis), a menos que entre los acreedores exista relación de comunidad o relación obligatoria, por la cual puedan exigir la división del precio de la cosa, como ocurre cuando el acreedor pignoraticio deja varios herederos.

Prenda e hipoteca en Derecho romano

Cuando, por el contrario, el grado de los diversos derechos sea distinto, hay que atenerse a la regla según la cual no puede hacerse pago al acreedor posterior con el valor de la cosa hipotecada antes de que haya quedado satisfecho o desaparezca el acreedor anterior. Por consiguiente, si el acreedor anterior hace vender el objeto de la prenda, el acreedor posterior no puede exigir más que el sobrante, y si este último procede a la venta de la cosa hipotecada, la venta es en cierto modo ineficaz, ya que el acreedor anterior puede, en virtud de su acción real, repetirla del comprador. Puede, por lo demás, ponerse cuando quiera en lugar del acreedor anterior satisfaciéndole su crédito (ius offerendi).

viernes, 28 de agosto de 2015

Constitución del derecho de prenda o de hipoteca romano

El derecho de prenda o de hipoteca puede constituirse por negocio jurídico, por disposición inmediata de la ley o por disposición de la autoridad judicial.

Prenda e hipoteca en Derecho romano

- Constitución del derecho de prenda o hipoteca por negocio jurídico


Se puede conceder a un acreedor el derecho de prenda o de hipoteca por acto de última voluntad (prenda testamentaria). En tal caso, el derecho se adquiere desde el instante en que el legado se hace exigible (quando dies legati venit), siempre que exista en dicho instante una obligación principal y una cosa idónea.

jueves, 27 de agosto de 2015

Objeto del derecho de prenda o de hipoteca en Derecho romano

Pueden constituir objeto del derecho de prenda o de hipoteca todas las cosas en comercio que tengan un valor en venta o sean enajenables, tanto muebles como inmuebles, fungibles o no fungibles, consumibles o no consumibles. Semejante derecho no se limita a las cosas singulares, sino que puede también recaer sobre una universalidad de cosas y hasta un patrimonio entero, sin especial indicación de cada una de las cosas que lo constituyen.

Ovejas y derecho de prenda

- Prenda o hipoteca de cosas singulares


Tratándose de cosas singulares, o sea individualmente determinadas, el derecho de prenda o de hipoteca se extiende también a todas sus accesiones, como, por ejemplo, a los aluviones y a los edificios que se edifican sobre el terreno hipotecado. Los frutos de la cosa, además de poder ser empeñados singularmente como cosas futuras, se hallan implícitamente gravados por la prenda de la cosa principal, excepto, por supuesto, en el caso en que mediante separación hayan entrado a formar parte del patrimonio de una persona distinta de la que constituyó la prenda o de sus herederos.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Noción y requisitos del derecho de prenda y de hipoteca en Derecho romano

De las nociones históricas anteriormente expuestas resulta que el derecho de prenda o de hipoteca, tal como lo presenta en su última forma el derecho justinianeo, es el derecho real sobre cosa ajena, por virtud del cual el acreedor, en cuya garantía fue constituida aquella, tiene la facultad de tomar posesión de la misma y venderla satisfaciéndose con el precio cuando el deudor no cumpla su obligación.

Prenda y antigua Roma

- Requisitos del derecho de prenda y de hipoteca en el Derecho de la antigua Roma


El derecho de prenda o de hipoteca se distingue de todos los demás iura in re aliena principalmente por la relación de dependencia en que se coloca respecto de una relación obligatoria de la cual puede considerarse como accesión.

martes, 25 de agosto de 2015

Antecedentes históricos acerca del derecho de prenda romano

La institución de la prenda, antes de llegar a la forma definitiva con que se nos presenta en el derecho justinianeo, sufrió algunas vicisitudes que es conveniente conocer. Las tres formas por las cuales ha pasado en los diversos períodos del derecho romano son: la fiducia, el pignus y la hypotheca.

Prenda y Derecho romano

- Fiducia


Los medios que en un principio parecieron más aptos para asegurar con garantía real una relación puramente obligatoria, fueron la mancipatio y la in iure cessio de la cosa destinada a servir de garantía al acreedor, bien que contrayendo éste la obligación de la remancipatio, para cuando, a su debido tiempo, le hubiese sido satisfecha su obligación.