sábado, 18 de abril de 2015

De las condiciones en Derecho romano

La condición, en sentido amplio de la palabra, es el acontecimiento del cual se hace depender una relación jurídica.

Condiciones, monedas romanas y Derecho romano

En un sentido más estricto y propio se llama condición al acontecimiento futuro e incierto de cuya realización o no realización se hace depender una relación jurídica. El acto jurídico establecido bajo tal limitación se denomina negotium conditionale, en oposición a los no sujetos a ella, los cuales se denominan negotia pura.

viernes, 17 de abril de 2015

Clasificación de los actos jurídicos en Derecho romano

Ya dimos la noción de los actos jurídicos en sentido propio, o sea de los negocios jurídicos. Tienen éstos por efecto la constitución, modificación o extinción de las relaciones de derecho. Las fuentes llaman a los actos jurídicos negotia, negotia iuris, y en ocasiones también actus legitimi. Esta última expresión, no obstante, queda regularmente reservada a los actos jurídicos que no admiten cláusulas accesorias.

Romanos de la antigua Roma

Los actos jurídicos se dividen en unilaterales y bilaterales, onerosos y gratuitos, en actos entre vivos y actos por causa de muerte.

miércoles, 15 de abril de 2015

De los actos jurídicos como causa eficiente de los derechos en Derecho romano

Los actos jurídicos son los hechos o acontecimientos positivos o negativos, que provocan la adquisición, la pérdida o la modificación de un derecho. Son variadísimos y no pueden ser determinados con precisión sino aplicándolos especialmente a cada una de las relaciones de derecho.

Edificios de la antigua Roma

- Los actos humanos: actos jurídicos en el amplio sentido de la palabra


Merecen particular mención los actos humanos, o sea las manifestaciones externas de la voluntad. Los actos humanos, ya sean positivos o negativos, lícitos o ilícitos, producen consecuencias jurídicas, que desde este punto de vista pueden llamarse actos jurídicos en el amplio sentido de la palabra.

martes, 14 de abril de 2015

Sucesión en los derechos ajenos en Derecho romano

El tránsito de los derechos de una persona a otra se llama sucesión. Vamos a ver en esta entrada las condiciones de toda sucesión jurídica, así como los diferentes tipos de sucesión de derechos, en Derecho romano.

Sucesiones y antigua Roma

- Condiciones de toda sucesión jurídica en Derecho romano


Toda sucesión jurídica exige las tres siguientes condiciones. En primer lugar, debe existir una relación jurídica de posible sucesión; en segundo lugar, esta relación debe mantenerse, ocurriendo cambio solamente en el sujeto (1), y, por último, el adquirente debe ocupar el lugar del título precedente del derecho en virtud de una relación jurídica especial existente entre ambos, esto es, entre el causante y el sucesor. La sucesión implica un vínculo tan íntimo entre las dos relaciones de derecho, que permita considerarlas como una sola e idéntica relación jurídica transmitida de una persona a otra. Y dondequiera que exista semejante vínculo, necesariamente el derecho posterior se enlaza de un modo inmediato con el anterior preexistente (2).

lunes, 13 de abril de 2015

Adquisición de los derechos en general en Derecho romano

Para la adquisición de un derecho se requiere el concurso de cuatro condiciones, a saber: un sujeto que verifica la adquisición, un objeto de la misma, un hecho creador de la relación jurídica, y, finalmente, la regla jurídica que une con aquel hecho el efecto de la adquisición.

Monedas romanas y adquisicion de derechos

- Actos jurídicos en Derecho romano: definición y tipos


Los hechos, en virtud de los cuales nacen las relaciones de derecho, se llaman actos jurídicos, que a su vez pueden ser de tres especies. En primer lugar, pueden consistir en un acto voluntario del adquirente, como la ocupación de una res nullius; en segundo lugar, pueden consistir en una circunstancia completamente ajena a la voluntad del que adquiere, cuya circunstancia a su vez puede ser un hecho natural (1), o el acto voluntario de una tercera persona (2); en tercer lugar, pueden consistir simultáneamente en un acto voluntario del adquirente y en un hecho causal o en un acto voluntario tanto del adquirente como un de un tercero (3).