domingo, 14 de febrero de 2016

Procedimiento civil en Derecho romano (I): ejercicio y protección de los derechos

Como ya es sabido, la norma jurídica atribuye al individuo singulares derechos o facultades –derechos subjetivos– merced a los cuales le es dable atender a la satisfacción de sus naturales exigencias. Ahora bien, tales derechos, facultades, autorizaciones o pretensiones nada son y nada representan si la misma norma u orden jurídico que les da vida no procura su mantenimiento y defensa. Y ya se comprende que uno y otra sólo pueden conseguirse a través de la vida jurídica.

Procedimiento civil y Derecho romano

El ejercicio de un derecho concedido por la norma, es algo que siempre se tiene por lícito: qui iure suo utitur, neminem laedit. Mas la actuación abusiva, el ejercicio indebido del mismo, puede entrañar una transgresión del orden jurídico, dando lugar a una responsabilidad. De aquí que se tenga por necesaria una protección de los derechos mediante la intervención de una actividad estatal, establecida en forma de proceso, incumbiendo a los órganos personificadores de la misma el reconocer y sancionar, merced a una sentencia, la verdad y razón de las pretensiones que los particulares desean ver amparadas.

sábado, 13 de febrero de 2016

De la tutela y curatela en Derecho romano (II): tutela pupilar y sus clases

Los impúberes sui iuris (pupillus, pupilla) son las personas que más especialmente necesitan de tutela. El derecho romano proveía a ello de tres modos, a saber: con la tutela testamentaria, con la legítima y con la dativa.

Tutela pupilar y Derecho romano

- Tutela testamentaria


El derecho del padre de familia para nombrar en el testamento un tutor a sus hijos impúberes está reconocido expresamente en las XII Tablas. La validez de la tutela dependía de la del testamento en general, y de aquí que el tutor testamentario debiese tener con el difunto la testamenti factio pasiva, y según el antiguo derecho, se anulaba si el testamento era formalmente inválido. Durante el Imperio esta tutela imperfecta estuvo sujeta a la confirmación de la autoridad pupilar.

jueves, 11 de febrero de 2016

Negocios jurídicos en Derecho romano (VII): convalidación y conversión de los negocios

El negocio afectado de invalidez no puede producir efectos jurídicos, de acuerdo con un principio general. Sin embargo, es dable convalidarlo, mediante la confirmación o ratificación –ratihabitio–, que tiene lugar, por ejemplo, cuando el paterfamilias reconoce la deuda causada por préstamo hecho al hijo contra la prohibición del senadoconsulto Macedoniano.

Coliseo romano y Derecho romano

De igual modo, un cambio en las circunstancias que originariamente acompañaron al negocio, puede fundamentar su convalidación, cual acaece cuando el cónyuge donatario muere sin revocar la donación.

miércoles, 10 de febrero de 2016

De la tutela y curatela en Derecho romano (I): la tutela en general

La defensa y cuidado de las personas e intereses de los que se ven privados de sus naturales defensores, sin que por su edad, o por otras causas, puedan defenderse por sí mismos, fue siempre objeto de instituciones jurídicas y de disposiciones legislativas, como cosa que interesa, no sólo a los individuos, sino también a la familia y al Estado.

Tutela y Derecho romano

Los romanos proveyeron a esta defensa por medio de una institución jurídica cuyo origen se remonta a los primeros tiempos de su derecho civil, si bien su contenido varió sensiblemente en las diversas épocas de su desarrollo. La tutela, como ellos la llamaban de tueor (defender), estaba destinada a auxiliar a todos los que, siendo sui iuris, no se hallaban bajo la potestad, la manus o el mancipio de un padre, de un marido o de un señor, y no eran considerados capaces de proveer por sí mismos a sus intereses. La curatio o cura, por otra parte, algo diferente de la tutela, era una institución destinada a proveer para otros casos especiales.

martes, 9 de febrero de 2016

Negocios jurídicos en Derecho romano (VI): ineficacia de los negocios

Por ineficacia de los negocios se entiende su carencia de efectos jurídicos. La ineficacia puede asumir dos formas: nulidad –negotium nullum, nullius momenti–, cuando la falta de vigor del negocio se produce por sí misma, esto es, sin dar lugar a que nazca a vida y sin que sea menester que por alguien se pida que en tales términos se declare, y anulabilidad, cuando el negocio, teniendo existencia jurídica, adolece de un vicio o defecto que puede servir de base a las partes para pedir su impugnación.

Negocios juridicos y Derecho de la antigua Roma

Faltan en el Derecho romano normas fijas o seguras acerca de la ineficacia de los negocios y de los casos en que ésta puede producirse. Distintos y hasta contrapuestos son los principios que sobre la materia rigen en Derecho civil y en Derecho honorario, y ni por la jurisprudencia clásica ni por el derecho posterior se llegó a la formulación de una teoría general.