viernes, 8 de agosto de 2014

Roma y Cartago: las guerras púnicas

En la historia griega, mientras que Atenas defendía, frente a la amenaza de los persas, el helenismo en la Grecia propia, Siracusa asumía el mismo papel en Sicilia, ante el peligro de invasión de los cartagineses. A pesar del desastre de Himera, los cartagineses no desistieron en su intento de extender su dominación en esta isla, que se alzaba frente a su metrópoli africana. Más tarde se darían las guerras púnicas, que enfrentarían a Roma y Cartago.

El ejercito de Cartago, que lucho contra Roma

En el curso del siglo IV a.C., volvieron los cartagineses repetidas veces al ataque, y de nuevo fueron contenidos por los griegos, dirigidos también por Siracusa. En el siglo III antes de Jesucristo, mientras Roma avanzaba sobre el helenismo en Italia, Cartago lo amenazaba en Sicilia, adonde acudió Pirro en su defensa. En una y otra parte, los griegos cedieron ante sus respectivos enemigos y dejaron enfrentados a dos poderosos rivales, dispuestos a disputarse la Isla de Sicilia y, con ella, el predominio en el Mediterráneo Central.

sábado, 2 de agosto de 2014

Dolo y/o culpa en la obligación romana

- Dolo y buena fe y costumbres


Si se hubiere convenido que no se ha de responder por dolo, no lo aprobarás; porque esta convención es contraria a la buena fe y a las buenas costumbres, y por eso no debe observarse.

Illud non probabis, dolum non esse praestandum si convenerit: nam haec conventio contra bonam fidem contraque bonos mores est et ideo nec sequenda est.

D., 16, 3, depositi vel contra, I, 7 (Ulpiano).

Testamento romano

- Responder por culpa o dolo, en caso de legado por fideicomiso o contratos de buena fe


Cuando se te hubiese legado o concedido por fideicomiso algo para que me lo restituyas a mí, si realmente no recibieses nada además por esto en virtud del testamento, opino que sólo debes responderme por el dolo malo al exigirte tal legado; en otro caso, también por la culpa, de igual manera que es observado en los contratos de buena fe; de modo que si se trata de la ventaja para uno y otro de los contratantes, se responde también por la culpa; si de la ventaja para uno solo, únicamente se responder del dolo malo.

Cum quid tibi legatum fideive tuae commissum sit, ut mihi restituas, si quidem nihil praeterea ex testamento capias, dolum malum dumtaxat in exigendo eo legato, alioquin etiam culpam te mihi praestare debere existimavit: sicut in contractibus fidei bonae servatur, ut, si quidem utriusque contrahendis commodum versetur, etiam culpa, sin unius solius, dolus malus tantummodo praestetur.

D., de legat. et fideic., I (30), 108, 12 (Africano).

sábado, 26 de julio de 2014

Roma se lanza a la conquista de Italia

Antes de emprender su carrera expansiva, la República romana tuvo que pasar por una dura prueba de dos siglos, en la que templó su espíritu hasta darle la dureza necesaria para edificar el vasto Imperio romano, en una serie de guerras con sus vecinos, en las que se jugó su subsistencia: con los latinos, que la miraban con envidia y pretendían destruirla; con los etruscos, que intentaban recobrar su viejo dominio; con los sabinos, los equos y los volscos, que periódicamente se infiltran en territorio romano.

Roma

Cada año, salen a campaña los ciudadanos de Roma y realizan numerosas proezas. Fueron luchas domésticas y feroces, como las de tribu contra tribu, de aldea contra aldea, en las que cada contendiente, poseído de un odio implacable, aspiraba a aniquilar a su rival del pequeño mapa de la comarca.

domingo, 20 de julio de 2014

Nacimiento y organización de la República romana

Tras una penumbra legendaria, que desemboca en la tímida luz del crepúsculo de la historia romana, encontramos la ciudad de Rómulo regida, sucesivamente, por tres reyes que llevan nombre etrusco: Tarquino el Antiguo, Servio Tulio y Tarquino el Soberbio. Con la expulsión del último, a fines del siglo VI a.C., los romanos se liberaron de la dominación etrusca e instauraron la República, que había de durar hasta principios de la segunda mitad del siglo I antes nuestra Era, y engrandecer la ciudad con el vasto dominio mediterráneo, que llamamos Imperio romano.

Republica romana

- El Senado y las nuevas magistraturas en la República romana


El poder de los reyes fue confiado a dos cónsules de elección anual, mientras el Senado, la vieja asamblea de los padres de las gens, que surgió ya durante la monarquía, se hizo omnipotente y aseguró la continuidad de las instituciones republicanas. Con el tiempo, aparecieron otras magistraturas encargadas de determinadas funciones de gobierno: los pretores, de la administración de la justicia; los cuestores, de la gestión de la hacienda pública; los censores, de la formación del censo y la vigilancia de las costumbres de los ciudadanos; los ediles, del aprovisionamiento y policía de la ciudad.

sábado, 19 de julio de 2014

Obligaciones romanas por su eficacia: naturales y civiles

- Obligaciones naturales


No sólo se consideran naturales las obligaciones si por razón de las mismas compete alguna acción, sino también cuando el dinero pagado no se puede repetir; pues aunque impropiamente se diga que deben los deudores naturales, puede considerárseles abusivamente como deudores y que los que de ellos recibieron el dinero recibieron lo que se les debía.

Naturales obligationes non eo solo aestimantur, si actio aliqua eorum nomine competit, verum etiam cum soluta pecunia repeti non potest: nam licet minus proprie debere dicantur naturales debitores per abusionem intellegi possunt debitores et, qui ab his pecuniam recipiunt, debitum sibi recepisse.

D., 46, I, de fideiussoribus et mand., 16, 4 (Juliano).

Los esclavos eran objeto de obligaciones en Roma

- Esclavos romanos y obligaciones


Ciertamente los esclavos se obligan por los delitos y si se les manumite continúan obligados; en cambio, por los contratos no se obligan en realidad civilmente, sino que se obligan y obligan naturalmente. En resumen: que si yo al esclavo que me dio dinero en mutuo, una vez manumitido le pago, quedo exento de obligación.

Servi ex delictis quidem obligantur et, si manumittantur, obligati remanent: ex contractibus autem civiliter quidem non obligantur, sed naturaliter et obligantur et obligant. Denique si servo, qui mihi mutuam pecuniam dederat, manumisso solvam, liberor.

D., 44, 7, de obligationibus et act., 14 (Ulpiano).